Las televisiones españolas interrumpen sus programaciones para ofrecer los fastos por la muerte de Isabel II

Las cadenas reaccionando a la muerte de Isabel II de Inglaterra. / ATRESMEDIA TELEVISIÓN / RTVE / MEDIASET

La noticia de la muerte de Isabel II de Inglaterra a los 96 años de edad ha provocado un auténtico terremoto en los medios de comunicación de todo el mundo. Además de la cobertura que se está realizando en Reino Unido, las televisiones de nuestro país también están reaccionando para informar en directo de este hecho, sin duda histórico, de diferentes maneras. Tanto que resulta repetitivo, cansino, aburrido y sobre todo bochornoso, falta muy poco para que pidan ‘la canonización de Isabel II de Inglaterra’. De todas sus maldades, las televisiones y los políticos se han olvidado, ¡será por eso del corporativismo…!

Pero también han pasado a segundo plano (casi olvidadas en medios audiovisuales, escritos, etc.), la pandemia (149 muertos en la última jornada y 113.279 personas fallecidas por coronavirus desde que empezó la pandemia), la guerra de Ucrania, la crisis energética, la inflación, las subidas de los intereses bancarios, etc. La mayor parte del tiempo y los espacios, los ocupan la muerte de esta señora, que por muy importante que nos quieran convencer que es, a los ciudadanos de a pie, nos afecta poco, sobre todo comparado con la preocupación respecto al recibo de la luz o la cesta de la compra…

Las cadenas de televisión de nuestro país llevan una semana dedicando sus informativos y espacios de entretenimiento a homenajear y recordar a Isabel II del Reino Unido con motivo de su muerte.

El fallecimiento de una personalidad de relevancia internacional siempre es motivo de análisis y recuerdo para las televisiones de todo el mundo, pero si además se trata de una de las figuras más conocidas del siglo XX y XXI, la repercusión sube de rango. Este es el caso de Isabel II de Reino Unido, cuya muerte fue notificada el jueves 8 de septiembre. Con 96 años y siete décadas de reinado, ha sido un personaje emblemático. Todos se esfuerzan en alabar su diplomacia, integridad y neutralidad política como Jefa del Estado y también por haber sido testigo (y parte) de algunos de los acontecimientos históricos más importantes de las últimas décadas en su país y en el mundo. Reina de Inglaterra, de todo Reino Unido y la Commonwealth.

Informativos y magazines

Es «la noticia del día, de la semana, de las dos semanas…», y lo seguirá siendo durante unas cuantas semanas más. La 1, Antena 3, Telecinco y La Sexta han abierto sus informativos matinales con la noticia que el jueves 8 copó todos los espacios de las cadenas, radios y portadas de periódicos. Los magazines han continuado, día tras día, analizando aspectos históricos del reinado de Isabel II y también el protocolo iniciado por la Operación London Bridge, el completísimo plan de comunicación, gestión política y transición en la Corona que se ha activado con el fallecimiento de la Reina y que comprende todo el período de luto oficial, la organización del funeral, los eventos de homenaje y la coordinación de los agentes políticos, informativos y sociales de los próximos días. Todo estaba planificado, hasta dónde tenía que morir, y no es casual que haya sido en el castillo de Balmoral (Escocia), que está a punto de celebrar otro referéndum de independencia…

Para rematar la cobertura informativa, RTVE adelantó el estreno del programa Hablando claro con especiales por la muerte de Isabel II. El sábado 10 domingo 11 de septiembre, en La 1 y RTVE Play.

Televisión Española modifica la emisión prevista del sábado 10 de septiembre en el prime time de La 2. Enmarcado en el espacio Documaster ofrece el documental Los Windsor. En las entrañas de la dinastía real. Una serie documental de seis episodios que se pueden ver de forma íntegra desde las 22.00 a las 2.05 (pasado, presente y futuro de la Casa Real británica).

Pero no es el único espacio adaptado a la actualidad pues el longevo programa de reportajes Informe Semanal incluyó en su edición del sábado 10 de septiembre, la pieza Isabel II (1926-2022). El fin de una era, repasando los principales momentos del reinado de la monarca, y cómo su fallecimiento marca un antes y un después histórico.

Y, por si fuera poco, la programación especial, RTVE estrena la nueva temporada de Lazos de sangre el próximo miércoles 14 de septiembre, con una entrega única dedicada a la figura de Isabel II de Inglaterra y sus siete décadas de reinado.

Isabel II, como Jefa de Estado, constituía una figura representativa, pero sin poder real específico, como el rey de España, o al menos eso nos quieren hacer creer. Pero, igual que el rey de España, su poder de influencia es mucho mayor del que parece. Son un importante número de ciudadanos que les apoyan, la tradición histórica les avala (casi siempre para mal, ya que siempre se han aprovechado del pueblo y lo han vendido cuando les ha interesado), y su mantenimiento, seguridad, emolumentos, etc., cuesta un dineral a las arcas públicas (esto sin contar con ‘las mordidas’ que acompañan a sus gestiones, como las del rey Juan Carlos I, la ocultación de capital en paraísos fiscales para evadir impuestos, etc.).

Entre sus posibilidades de influir en la actividad política de su país y del mundo, están las decisiones que toma el Gobierno, o las que éste le indica llevar a cabo a la reina en este caso. La Jefa del Estado, de igual manera que sentencia los nombramientos de primeros ministros, apertura y cierre de los periodos parlamentarios y muchos otros actos oficiales, también puede opinar, o imponer incluso, algunos posicionamientos propios y/o en nombre del Estado. Sirva como ejemplo, el posicionamiento del rey Felipe VI con respecto ‘al problema catalán’, o el de ahora del rey Juan Carlos I en relación a ‘la conveniencia de su asistencia a los fastos de la reina Isabel II’, en desacuerdo con lo que considera conveniente el Gobierno o Incluso la Casa Real española. Por tanto, la reina Isabel II podría haberse posicionado con respecto a la Guerra de las Malvinas, o a la invasión de Irak, la destrucción de Libia… Ni que decir tiene el tema de Gibraltar, el Brexit, etc. Y otros muchos acontecimientos de los que tendrá que rendir cuentas a la historia y en el ‘más allá’ en caso de que existiera…

Por otro lado, la fortuna de la Casa Real Británica es una de las más extensas del mundo. Lamentablemente no es posible establecer una cantidad exacta, porque la reina Isabel no estaba obligada a dar información sobre su patrimonio y tampoco a pagar impuestos. Por este motivo, los Papeles del Paraíso dejaron anonadados al mundo entero cuando entre sus listas de evasores de impuestos en paraísos fiscales se hallaba la reina de Inglaterra. Dinero de la reina Isabel en las Islas Caimán, que se sepa 7,5 millones de dólares, invertidos en un fondo, aunque todo se hizo a través del ducado de Lancaster, que forma parte de su patrimonio privado.

Son confusas todas las fuentes que alimentan año tras año el patrimonio de la Casa Real británica y que la posicionan como la tercera familia real más rica de Europa. El Ducado de Lancaster es la fuente privada de ingresos más antigua de la reina Isabel II. El ducado agrupa bajo un solo nombre al total de propiedades con las que se ha hecho la familia real a lo largo de 700 años. Dichos activos van desde 18.000 hectáreas de tierras hasta minas de caliza y piedra arenisca, pasando, por supuesto, por propiedades inmobiliarias (muy) rentables. El manejo de estos bienes (como los 9 castillos del ducado) ha sustentado a la Corona desde el siglo XVIII y generó una ganancia de 22 millones de euros el año pasado.

La Reina Isabel II muere a sus 96 años, tras haber estado en el trono durante 70 años. De esta forma deja una impresionante herencia que, si bien se ve en bienes «personales», pertenecen a la llamada ‘Royal Firm’, un imperio de 28 mil millones al que los miembros de la familia real británica, como el rey Jorge VI y el príncipe Felipe, alguna vez definieron como «el negocio familiar», cuenta Fortune.

La reina deja una herencia monetaria de casi 500 millones de euros. La administración de este dinero va de la mano con la empresa de la familia real llamada ‘Royal Firm’, en la que 8 ‘royals’ tienen participación activa.

En total, la empresa monárquica posee casi 28 mil millones en activos inmobiliarios a partir de 2021, que no se pueden vender, según Forbes . Eso incluye:

– The Crown Estate: 19.5 mil millones.

– Palacio de Buckingham: 4.900 millones de dólares.

– El Ducado de Cornualles: 1.3 mil millones.

– El Ducado de Lancaster: 748 millones.

– Palacio de Kensington: 630 millones.

– El patrimonio de la corona de Escocia: 592 millones.

El negocio familiar, puede proporcionar «riqueza» a los Windsor a través de la cobertura mediática gratuita y las garantías reales.

El ranking del ‘Sunday Times’ llega a cuantificar 412 millones de euros de patrimonio privado, mientras que otros cálculos que suman las propiedades de la Corona estiman que el patrimonio real asciende a unos 14.300 millones de euros.

Mientras tanto, alrededor de 1,3 millones de personas, entre ellas 500.000 niños, caerán en la pobreza absoluta en el Reino Unido este año fiscal (2022), debido al aumento del coste de la vida y la falta de ayudas gubernamentales, dijo este pasado jueves el centro de estudios británico Resolution Foundation.

JuanM del Castillo

¡NUNCA TE OLVIDARÉ!

Que descanses en paz

Ante el fallecimiento de la reina de Inglaterra y ante el dolor que transmiten los medios de forma abrumadora, y por coherencia con mi profunda convicción humanista y mi respeto por la vida, quiero hoy más que nunca, rendir un emocionado y sentido homenaje a los compatriotas argentinos del crucero General Belgrano, asesinados cobardemente en 1982 por este país bajo la máxima autoridad de la hoy fallecida, que festejó sin pudor ni remordimiento, y ante la prensa de todo el mundo, semejante crimen de guerra.

También a los héroes caídos en la guerra de Las Mavinas, como a los heridos, a los prisioneros y a sus familiares, que lucharon simplemente por recuperar lo robado, ante la más poderosa maquinaria pirata de todos los siglos.

A los muertos y heridos en 1955 -todos civiles- en los bombardeos de Plaza de Mayo, con munición y asistencia estratégica del Reino Unido.

A los fusilados, represaliados y perseguidos a partir del golpe de estado de la Revolución Libertadora en 1955 en Argentina, organizado y asistido por Londres y Washington.

A los miles y miles de torturados, desaparecidos y asesinados por los golpes de estado de Videla y Pinochet, en los que Gran Bretaña jugó un papel central a favor de los militares genocidas.

Mi homenaje además a todos los países latinoamericanos, cuyos ciudadanos de varias generaciones, sufren y sufrieron, en estas siete décadas del reinado de Isabel, el terrible poder inhumano, bélico y destructor del imperio británico a través de golpes de estado, crisis económicas, atentados y provocaciones permanentes.

Además, acerco mis pensamientos a los millones de personas de esas naciones  hermanas que padecieron y padecen las terribles penurias económicas, por el pillaje y el robo descarado a su patrimonio por parte de los poderes anglosajones. Y que ha permitido que esta mujer y su familia -y sin trabajar jamás- sean de las más ricas del mundo .

 

Y para no extenderme más, aunque con una penosa y nunca resignada rebeldía, resumo en una sola lágrima a tantos y tantos pueblos del mundo, arrasados por las crueles armas británicas y por sus dictaduras económicas a lo largo de los siglos, con esa actitud criminal, salvaje e hipócrita que ellos llaman «flema» cuando en realidad les corresponde el título de ser los que «industrializaron» la esclavitud.

Hoy, la prensa del sistema tiene su minuto de gloria, y con morbo y demagogia llora a su muerta de sangre azul, y lo inunda todo con lamentos oportunistas en medio de un escandaloso ejercicio de obsecuencia y sobreactuación.

Pero a la vez, esa misma prensa hipócrita, tiene la desvergüenza de no mencionar ni a una de los millones de víctimas a lo largo de estos 69 años de reinado.

Por ello, yo quiero inclinarme ante el doloroso recuerdo de cada una de ellas y decirles con el corazón en la mano…

¡NUNCA TE OLVIDARÉ!

Que descanses en paz

Eduardo Bonugli

Madrid, 8/9/22