Comienza un nuevo año. La pandemia ha marcado prácticamente todo el 2020, enfrentándonos a retos nunca vividos y a momentos durísimos. Eso no impidió, que desde el inicio de la emergencia sanitaria, pusiésemos en marcha varias medidas en coherencia con las autoridades sanitarias pensando en cómo paliar los efectos negativos que la crisis pudiera dejar en la ciudadanía. Porque nuestra prioridad era y sigue siendo: que nadie se quede atrás en esta crisis. El 2021 tampoco será fácil. Aún será un año de bastantes incertidumbres, pero este Ayuntamiento y sus servicios públicos seguirán estando a vuestra disposición para todo lo que necesitéis.

En este contexto, como sabéis, hace unos meses firmamos un Pacto de Ciudad que nos obligaba a sacar adelante un Presupuesto municipal orientado a paliar los efectos de la pandemia. Así lo hemos hecho. Hemos aprobado unos Presupuestos de 110 millones con un 68% destinado al gasto social. Porque este Pacto es la plasmación del compromiso colectivo con nuestro municipio de todas y para todos. Es patrimonio del conjunto de nuestra ciudad. Un documento de consenso político, sindical, empresarial y ciudadano, que recoge más de un centenar de medidas para la reactivación social y económica de nuestra ciudad. Y, a pesar, de que los partidos de la derecha hayan votado en contra, este Gobierno no escatimará esfuerzos para garantizar su cumplimiento. Para ello, hemos movilizado todos los recursos de esta ciudad para que así sea.

Aunque nunca nos habíamos encontrado en esta situación tan extrema, en tiempos de crisis, los Ayuntamientos desempeñamos un papel esencial. Porque somos las Administraciones más cercanas a la ciudadanía. Formamos la primera línea de actuación para atender las demandas y necesidades de nuestras vecinas y vecinos. Y este presupuesto se aborda, precisamente, desde esta situación excepcional que vivimos derivada de la actual crisis sanitaria. Por ello, era tan imprescindible y urgente lo que reclamábamos tantas Alcaldías desde la FEMP: que el Gobierno soltase las amarras de la conocida como Ley Montoro para que los ayuntamientos pudiésemos movilizar nuestro superávit para desplegar un necesario escudo municipal y destinar todos nuestros recursos a la reactivación social y económica y ponerlos al servicio de la ciudadanía.

Son unos presupuestos que, desde la dificultad sobrevenida por las circunstancias actuales, siguen poniendo el foco en la defensa de los servicios públicos, la protección a las personas, el impulso de la actividad económica o el movimiento asociativo, columna vertebral de esta ciudad. Nada se queda fuera. Continuamos reduciendo la deuda sin dejar de invertir en la mejora y el cuidado de la ciudad, destinando 20 millones de euros a proyectos tan necesarios como la rehabilitación de Covibar, el nuevo colegio público en el barrio centro, el proyecto de ciclo bosque para el cubrimiento de las vías del Metro o el inicio de las obras de urbanización de la parcela Pabellón deportivo y la zona comercial del barrio de la Luna.

Por último, agradecer el trabajo, rigor y profesionalidad de todo el equipo de Hacienda, encabezado por el concejal del área José Manuel Castro, y también a los compañeros y compañeras de todas las concejalías, por haber hecho posible que este presupuesto saliese adelante.

Pedro del Cura, alcalde de Rivas Vaciamadrid

También te puede interesar