Buscar

El Congreso da luz verde al nuevo artículo 49 de la Constitución

Luz verde al nuevo artículo 49.

El Pleno del Congreso ha aprobado la supresión de la palabra ‘disminuidos’ con el único voto en contra de VOX.

El Pleno del Congreso de los Diputados aprobó este jueves la proposición de ley pactada entre PSOE y PP para reformar el artículo 49 de la Constitución, con 312 votos a favor y 32 en contra, con el fin de eliminar la expresión ‘disminuidos’ y cambiarla por ‘personas con discapacidad’.

Todos los partidos salvo Vox apoyaron la propuesta de reforma, que ahora continuará su trámite en el Senado. La votación se produjo por llamamiento público, de manera que cada diputado expresó en voz alta el sentido de su voto.

Entre otros puntos, el nuevo texto recoge la sustitución del término ‘disminuido’ por la expresión ‘personas con discapacidad’, la obligación de los poderes públicos de “realizar las políticas necesarias para garantizar la plena autonomía personal e inclusión social en entornos universalmente accesibles” del colectivo, y una especial atención para los menores y las mujeres con discapacidad.

De este modo, la Carta Magna se alinea con los tratados internacionales firmados por España, y en concreto, con la Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

Una amplia delegación del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi) aplaudió el resultado desde la tribuna, donde acudió para seguir la votación.

Gracias de corazón

Tras el debate, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tomó la palabra para dirigirse a los representantes de las asociaciones de personas con discapacidad allí presentes, a las que dio “gracias de corazón” por impulsar la reforma. “Vuestro y solo vuestro es este mérito”, y pidió “perdón por tantos años en los que la Constitución” se ha referido a este colectivo con el término ‘disminuidos’.

“Soy consciente de que llegamos tarde”, admitió, y destacó cómo, con esta modificación del artículo 49, “reconocemos que las personas con discapacidad son, ante todo, personas, y por tanto, sujetos de derechos”.

Concedió que “cambiar una palabra no significa cambiar la realidad, pero esto era necesario”. “Reconocemos así que la discapacidad no impide jurídicamente el ejercicio de la plena autonomía, sino que son el entorno y las barreras, los obstáculos”, los que discriminan. “Toca convertir la igualdad formal en igualdad real, las palabras en hechos», afirmó.

Único rechazo, de VOX

La diputada Lourdes Méndez expuso en nombre de Vox el rechazo a esta propuesta de reforma, en cuya admisión a trámite hace dos días la formación se abstuvo.

A su juicio, este acuerdo entre PP y PSOE “sirve para blanquear la debilidad de un Gobierno que depende de los vaivenes de sus socios nacionalistas”. Por ello, pidió “explicaciones” al PP respecto a su cambio de postura, ya que esta formación se opuso a la reforma en la pasada legislatura.

De hecho, Méndez leyó la enmienda a la totalidad que entonces presentó el PP y preguntó a sus diputados “cuál ha sido el precio de que todos ustedes voten a favor con el objetivo de ocultar la debilidad de Sánchez”. “¿Cuál ha sido el precio?”, repitió.

“Les han transferido competencias nacionales como a Junts? ¿Les han concedido fondos con los que se podría haber sacado adelante la ley de la ELA?”, inquirió. Méndez dijo saber que “ser fieles a nuestra responsabilidad política tenía un precio, y era que se mintiera de forma miserable sobre nosotros”.

Ni en el fondo, ni en la forma

“Ustedes utilizan a las personas con discapacidad para blanquear sus propósitos», denunció, y acusó a los dos partidos de “hurtar el debate” con el trámite de urgencia. “Nunca nos convertiremos en marionetas cuyos hilos los muevan los enemigos de España”, reiteró, e instó al PP a “explicar esta vileza”.

Según la diputada, sustituir la terminología “no es suficiente para acabar con la minusvaloración que las personas con discapacidad sufren en leyes eugenésicas”, como las del aborto o la eutanasia. Apuntó también que la reforma “no es aceptable ni en el fondo, ni en la forma” porque “excluye a las personas que necesitan grandes apoyos y que de ninguna manera pueden ser autónomas; introduce la ideología de género, que es discriminatoria; y no hace referencia alguna a las familias”.

Defensa

En su intervención, la diputada del Partido Popular Ana Isabel Alós echó en cara a Vox su «mentira» sobre la ideología de género, pues la redacción habla de “menores con discapacidad, no de niñas con discapacidad”, por lo que “no existe discriminación alguna”.

“En un día tan importante, sus señorías de PSOE y Vox vienen a insultar al PP, deberían hacérselo mirar”. “Por el respeto que me merecen las personas aquí presentes, no les voy a responder a más», zanjó. Además, criticó que algunos grupos “utilicen un fin tan ensalzable como este” para intentar introducir sus enmiendas, en referencia a las presentadas por el PNV y Sumar, que no fueron admitidas a trámite por la Mesa. Gracias a esta reforma, la Constitución «hoy será un poco mejor que ayer”, declaró Alós.

Politca con mayúsculas

Según el diputado del PSOE Carlos Sahuquillo, “hoy saldamos una deuda histórica con más de cuatro millones de personas con discapacidad en España”. «No se trata solo de una cuestión terminológica”, afirmó, sino que “pone el foco en los derechos de estas personas”, a las que asegura, por ejemplo, que los poderes públicos actuarán para garantizar su autonomía personal e inclusión social en entornos universalmente accesibles.

Rechazó además las acusaciones de Vox sobre que el PSOE no ha querido debatir el texto, y recordó todos los trámites seguidos desde 2018, cuando por primera vez la reforma entró en la Cámara con el acuerdo de todos los grupos.

También puso en valor el cambio en la posición del Partido Popular y su decisión de consensuar una proposición de ley común. “En ocasiones, el PP es capaz de hacer política con mayúsculas, en cuestiones trascendentales para la ciudadanía”, declaró.

“Lamentamos que no lo haga más a menudo”, prosiguió, porque “sabemos que, en cuanto termine esto, volverá a pactar con sus socios de Vox en los territorios políticas que machacan a los más vulnerables”. En su opinión, “es una lástima» que el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, vea este acuerdo «como un oasis en el desierto, como una rareza”, y expresó su deseo de que “se pueda repetir” el consenso en otros ámbitos.

Enmiendas inadmitidas

Los portavoces de PNV y Sumar respaldaron la iniciativa, que consideraron “una cuestión de justicia y de dignidad para las personas con discapacidad”, aunque criticaron que la Mesa del Congreso inadmitiera a trámite las enmiendas presentadas por los dos grupos.

Para Mikel Legarda (PNV), la nueva redacción supone un mejor cumplimiento de la prohibición de la discriminación recogida en el artículo 14 de la Constitución y de la promoción de la igualdad, del 9.2. Sin embargo, “criticamos la forma en que se ha tramitado” la reforma, porque “nos han negado el principio de participación”.

Defendió que cuando se reforma una ley, los grupos tienen la potestad de presentar enmiendas al conjunto de la misma, y “eso es lo que hemos hecho”. La decisión de inadmitir las enmiendas “atenta contra el principio del parlamentarismo“, denunció, y recalcó que “lo que más perjudica a una democracia es no dejar hablar”. Acusó a ambos partidos de cometer “abuso de poder” y preguntó a los diputados del PSOE si “van a imponer también la ‘ley mordaza’ en el Congreso con el apoyo del PP”.

Reconocimiento de derechos

Por parte de Sumar, Águeda Micó aplaudió “el paso” que esta aprobación supone “en el reconocimiento de derechos”, pero criticó la inadmisión de a la enmienda que pedía recuperar el derecho civil valenciano, que “contaba con el respaldo de toda la clase política y la sociedad” de la Comunidad Valenciana.

Para el diputado de Sumar por Baleares Vicenç Vidal, PP y PSOE se “extralimitaron” al impedir el debate y votación de la enmienda que reclamaba un senador propio para la isla de Formentera. “Con esa decisión, han impedido que las personas de Formentera tengamos voz propia en el Senado”, denunció.

Los representantes de BNG, EH Bildu, Podemos y los nacionalistas catalanes lamentaron también que se impidiera el debate de las enmiendas, aunque ellos no presentaron ninguna. Todos se mostraron a favor de la reforma, si bien consideraron que la Constitución necesita muchas otras modificaciones.

En alusión al PNV, Mertxe Aizpurua (Bildu) defendió que este “no es el momento de presentar enmiendas” referidas a la cuestión nacional, por “respeto a las personas aquí presentes”, a la sociedad vasca en su conjunto y al “necesario debate que debemos tener entre nosotros”. Esta diputada tuvo un recuerdo para la periodista y excronista parlamentaria Vicky Bendito, que en 2018 inició una recogida de firmas en Change.org para exigir este cambio en la Constitución.

Eliminación de barreras

Desde Junts y ERC, Marta Madrenas y Jordi Salvador, respectivamente, coincidieron en lo “desactualizada” que se ha quedado la Constitución, que no recoge ni la realidad de las personas con discapacidad, ni la de los ciudadanos de Cataluña, ni muchas otras. Asimismo, destacaron la necesidad de que se destinen fondos y recursos suficientes para “remover obstáculos” y garantizar la igualdad de estas personas.

Por su parte, Cristina Valido (Coalición Canaria) subrayó cómo esta reforma era una cuestión de dignidad para las personas con discapacidad. “Esperamos que lo que hagamos hoy sirva para que todas las administraciones se pongan a eliminar todas aquellas barreras, que no son solo físicas, que discriminan a las personas con discapacidad”, reclamó.

Néstor Rego (BNG) también sostuvo que, “aunque las palabras curan, deben venir acompañadas de políticas públicas”, y reiteró el compromiso del partido con esto en todas aquellas instituciones donde tenga responsabilidades.

Finalmente, Martina Velarde (Podemos) celebró la aprobación del texto, que “llega con años de retraso”. «Como bien sabemos las feministas, el lenguaje importa mucho”. Con todo, “es obligación del Estado proteger a los colectivos vulnerables”, prosiguió, y esto se hace con más recursos.

Por último, tuvo un recuerdo para su compañero Pablo Echenique, que “se pasó toda la legislatura pasada luchando por la eliminación de barreras arquitectónicas en el Congreso y no lo consiguió”. “Si un representante público ha tenido tantos problemas, ¿Qué no tendrán el resto de personas con discapacidad?”, se preguntó.

¡Difunde la noticia!