Entre 1.200 y 1.400 personas se han manifestado contra “estos carriles bici“, en una jornada coincidente con la movilización sanitaria y bajas temperaturas.

 

“No al carril” se ha escuchado a los pies de la escalera del recinto ferial, donde la manifestación ha finalizado con la lectura de un manifiesto, en el cierre a esta tercera protesta de la Plataforma por la Movilidad.

 

“Rivas no es un campo de experimentos”

En el discurso final, denuncian que estos carriles bici “atentan contra la calidad de vida y la economía del municipio”. 

En relación con la reunión mantenida con el Ayuntamiento, Carlos Torrijos, colaborador de la plataforma y portavoz del partido político Vecinos Por Rivas (que ha aprovechado la cita para repartir sus folletos), la ha definido como “insuficiente” aunque cree que los cambios planteados son “interesantes porque significa que han detectado que hay atascos, cosa que hasta ahora negaban”. 

Además, Illán de la Fuente (portavoz de la Plataforma) ha denunciado la “improvisación” respecto a la carga y descarga, las salidas de muchos aparcamientos o los atascos. “Nos gustaría que todas estas cosas las hubieran tenido en cuenta antes” porque “Rivas no es un campo de experimentos”, reclaman.

También ha estado presente la candidata del PP local, Janette Novo, que ha denunciado que “las supuestas mejoras que se han introducido no mejoran realmente nada porque los problemas de circulación siguen estando presentes”.

Reforzar el transporte público

Entre los participantes en la manifestación, también se valoraban como insuficientes los cambios que está haciendo el gobierno local. Olga, vecina de la zona de Rivas Futura, plantea que el carril bici “interrumpe el paso” con los bolardos rojos (que ya están siendo quitados por el Ayuntamiento) a los vehículos de emergencia. Además, añade que “si quieren que dejemos de usar coches, tendrán que reforzar el transporte público”.

Entre las demandas de los manifestantes también se incluía tener más en cuenta las circunstancias concretas de las personas con movilidad reducida. Por otro lado, Miguel acudió como ciclista a la manifestación porque no cree que sean seguros o necesarios los carriles bici. “Para moverse por Rivas la gente no usa la bici”, afirma. Este manifestante reivindica la bicicleta como transporte recreativo o de ocio, ya que considera que es en los caminos y rutas “donde el ciclista debe estar”.

Victoria, otra participante de la movilización, denuncia que las personas que trabajan en Madrid precisan ahora de mayores tiempos de desplazamiento. “No nos están favoreciendo absolutamente nada”, se lamenta.

“Con un carril bici alrededor de la ciudad estaría encantado”, dice Ernesto, que también ha acudido a la manifestación y que denuncia que lo que se ha instalado no es un carril bici sino un “carril vacío”. 

También gente más joven, como María (estudiante de instituto), denuncia que “ahora tengo que madrugar más”, mientras que en Rivas “ya hay un carril bici”, afirma en referencia a las aceras-bici a las que coloquialmente se les llama igual.

 

El Observatorio de la Movilidad, “una medida cosmética”

Respecto a la propuesta de creación de un Observatorio de Movilidad, la Plataforma ha dicho que “es una manera de canalizar el descontento de la gente, de que hable y debata ahí”. Sin embargo, añaden que no saben en qué se va a traducir. “No tienen una concreción material” critica Illán de la Fuente, portavoz de los manifestantes. Por su parte, la líder de los populares de Rivas, Janette Novo lo ha definido como “una medida cosmética de cara a la galería”.