En 1946 el Franquismo aprobó su ley hipotecaria y en su reglamento se decía que tratándose de bienes de la iglesia para registrarlos basta con que el certificado sea expedido por los diocesanos respectivos, es decir, bastaba con que el obispo diera su bendición cualquier tipo de bienes exceptuando los grandes templos que seguían siendo patrimonio público). El dictador murió, pero su ley siguió viva. Aunque en España mandaban otros, en las inmatriculaciones mandaba la iglesia.

Pero no bastó con eso, de nuevo el asunto de las inmatriculaciones se retoma el año 1998, cuando el entonces presidente del Gobierno José María Aznar llevó a cabo una reforma de la Ley Hipotecaria, por la que se suprimió la prohibición de inscripción de los templos destinados al culto católico.

Desde entonces, la Iglesia católica de España ha inmatriculado “a la luz de la legalidad” un total de 34.961 bienes desde 1998, con la reforma de la Ley Hipotecaria llevada a cabo por el Gobierno de José María Aznar, según el listado de bienes inmatriculados elaborado por el Gobierno y enviado el pasado 16 de febrero, al Congreso de los Diputados. De todas las propiedades que la Iglesia registró a su nombre hasta 2015, 20.014 son templos o dependencias complementarias y 14.947, fincas “con otros destinos (terrenos, solares, viviendas, locales, etcétera)”, detalla el informe. Más en concreto, la cifra clave que está en el centro de la controversia es la siguiente: la gran mayoría, un total de 30.335 bienes, han sido registrados con una certificación eclesiástica, según consta en las notas simples correspondientes, y en 4.583 fincas la inscripción se ha practicado en base “a un título distinto”.

Pero el colmo, es que el propio informe de la Conferencia Episcopal dice que, nueve iglesias y ermitas de Extremadura, Andalucía, Castilla-La Mancha y Catalunya fueron inscritas por primera vez en el Registro de la Propiedad antes de que la Ley autorizara el registro de templos de culto.

Durante la reunión, celebrada el pasado 24 de enero, el cardenal Juan José Omella hizo entrega al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, del libro con el análisis efectuado sobre el listado de bienes inmatriculados entre 1998-2015 revelando la existencia de 965 bienes que la Iglesia considera que «pertenecen a un tercero, o no le consta su titularidad sobre el mismo». Entre esas propiedades no se incluyen los grandes templos que la Iglesia puso a su nombre entre 1998 y 2015, aprovechando la reforma del Gobierno de José María Aznar, como la Mezquita de Córdoba o la catedral de Sevilla.

También en Rivas hay inmuebles (supuestamente) inmatriculados por la iglesia católica: Complejo parroquial, Casa parroquial y Parroquia de San Marcos, que curiosamente carecían de cualquier tipo de documento de propiedad hasta la Ley Aznar.

En rueda de prensa de esta misma mañana, uno de los periodistas ha preguntado al alcalde de Rivas, Pedro del Cura, sobre la situación de estos inmuebles, su contestación ha sido “lo desconozco, por mi parte lo único que he hecho es dar órdenes a nuestro departamento de Hacienda, para que recabe toda la documentación existente y proceda como marque la ley al respecto”.

Nota: el pasado 18 de febrero de 2021, ZARABANDA ya publicaba los inmuebles a nombre de la iglesia en Rivas. https://zarabanda.info/los-bienes-inmatriculados-por-la-iglesia-catolica-en-rivas/