Lo que queda de la casa de Susana son muebles destrozados y calcinados. Su vivienda fue pasto de las llamas el pasado mes de enero, justo unos días antes de que se celebrara el juicio contra los okupas que habían entrado en su chalet.

Desde entonces, Susana lleva viviendo en una casa portátil instalada en el jardín de su casa en Rivas, eso desde que pudo volver a entrar en ella porque estaba inhabitable tras el incendio.

Incendio devastador

Aquel incendio sucedía el pasado 4 de enero de 2021, justo unos días antes de que se tuviera que celebrar el primer juicio contra los okupas que habían entrado en su chalet un año antes, en febrero de 2020.

Según ha comprobado Telemadrid, la casa de Susana está impracticable. Desde que ha podido volver a ella, sólo para que no se la vuelvan a ocupar, no consigue cobrar la indemnización del seguro. Susana ya tiene su propio peritaje hecho y ahora espera que el perito de la compañía y el suyo acuerden una cantidad.

También te puede interesar