El jueves 9 de junio, a las 18.00, en la sala Pedro Zerolo del Ayuntamiento (con reserva de plaza). En colaboración con el Hospital del Sureste.

JUEVES 9 JUNIO / 18.00. Ayuntamiento: sala Pedro Zerolo. 
Reserva de plaza: correo salud@rivasciudad.es

La COVID persistente es un síndrome que se caracteriza por la continuidad de síntomas de esta enfermedad durante semanas o meses después de la infección inicial, o por la aparición de los síntomas tras un tiempo sin ellos. No está relacionada con la gravedad de la infección inicial, por lo que puede afectar tanto a pacientes leves como a graves hospitalizados.

Puede afectar a cualquier persona aunque parece más frecuente en aquellas en la edad media y en mujeres, y produce un elevado impacto en la calidad de vida, en el ámbito laboral y social. Se calcula que una de cada cinco personas continúa con algún síntoma tras cinco semanas de la infección, y una de cada diez después de doce semanas tras aparecer los primeros síntomas.

Para todas las personas interesadas en saber más sobre esta dolencia, la Concejalía de Salud Pública y Protección Animal organiza una charla gratuita con profesionales de la salud del hospital del Sureste.

La cita, el jueves 9 de junio, a las 18.00, en la sala Pedro Zerolo del Ayuntamiento (plaza de la Constitución, 1). Se requiere reserva de plaza en salud@rivasciudad.es

Participan Jon Cabrejas, facultativo especialista de área de Medicina Interna; Mar Iglesias, enfermera; Javier Merino, psicólogo clínico, y Lola Moreno, jefa de servicio de Psiquiatría.

SÍNTOMAS COVID PERSISTENTE
Se han identificado los siguientes síntomas como Covid persistente.
– Generales: cansancio, malestar general, dolor muscular y articular, mareos, fiebre, trastornos del sueño.
– Respiratorios: tos y sensación de falta de aire.
– Digestivos: diarrea, pérdida de apetito o dolor de estómago.
– Dermatológicos: erupciones, caída del pelo o debilidad en las uñas.
– Neurológicos: dolor de cabeza, la denominada niebla mental, dificultad para concentrarse, pérdida de gusto y olfato, parestesias y alteraciones del estado de ánimo.
– Oídos, ojos, garganta:  dificultad para tragar, pitidos en los oídos, ojos secos o conjuntivitis.
– Cardiovasculares: palpitaciones y cambios de la tensión arterial.