Leo Minor, o el “pequeño león” (del Latín minor – minoris = más pequeño, menor), es una constelación digamos de “relleno” y fue creada por el astrónomo polaco Hevelius, en 1687, situándola entre las de la Osa Mayor y Leo, (Foto1).

            Es una constelación muy pequeña, que hace el número 64 de la lista de las 88 y como muchas otras constelaciones modernas no contiene más que unas pocas estrellas realmente brillantes. Sólo seis de estas estrellas son más luminosas que la magnitud 5, magnitud que ya está en el límite de una persona con “buena vista”.

De hecho, al calcular los límites de Leo Minor, esta se quedó sin la estrella Alfa según la designación de Bayer, por lo que la estrella principal es 46 Leonis Minoris, conocida también como Praecipua, del Latín principal, primero. Se trata del único ejemplo de estrella designada por su número de Flamsteed que es la más brillante de una constelación. Es una gigante naranja, de magnitud aparente 3,79, y es unas 8 veces mayor que nuestro Sol. Está situada a 98 años-luz.

Le sigue en luminosidad Beta minoris,  que es la única estrella con letra griega en toda la constelación, de magnitud 4,21. Es una binaria cuya componente principal es una gigante amarilla.

    Las dos siguientes en brillo son 21 Leonis minoris, estrella blanca de la secuencia principal, con una magnitud  de 4,48 y 37 Leonis minoris amarilla de magnitud 4,69.

Entre los objetos de “Cielo Profundo” que se pueden encontrar en Leo Minor está la galaxia NGC 3003, de magnitud 11,7 con un tamaño angular de 5,9 minutos de arco.  Es una “espiral barrada” que está casi de canto en nuestra visual. Se encuentra a 64 millones de años-luz de nosotros (Foto2)

También podemos situar a dos espirales, la NGC 3344 es una galaxia  barrada relativamente aislada a unos 22,5 millones de años luz y la preciosa NGC 3486, también barrada y de una belleza asombrosa (Foto3).

Por último, una galaxia lenticular: NGC 2859 que tiene una notable barra en la región de su brillante con un disco externo que un anillo independiente y el grupo Arp 107 situado a unos 450 millones de años luz y en proceso de colisionar y juntarse. Evidentemente, a partir de una magnitud de 5 necesit´sia al menos un telescopio de aficionado.

Con el fin de que podáis localizar fácilmente a Leo Minor, os adjunto en la foto 4 un plano de la zona del cielo donde se encuentra la constelación, pero lo mejor es deciros que está encima de la cabeza del León, (Leo Mayor).

El mejor mes para observar esta constelación es durante el mes de Abril y puede ser reconocida como un pequeño triangulo, sabiendo que las constelaciones vecinas  de Leo Minor son: Cáncer, Leo, Lynx y Ursa Major (Osa Mayor). Observad (mejor en la foto 1 y el mapa), que la cabeza de Leo Minor casi toca la cola del Lince (Lynx), otra constelación poco conocida.

Entre los dos animales, la Gran Osa y el magnífico León, se encuentra su “cachorrillo” si en esta primavera …

¡¡ Miráis al Cielo !!!

M. Manero