A pesar de que las termitas no son tan frecuentes como lo pueden ser otras plagas de casas, pueden llegar a ser demoledoras en el sentido literal de la palabra.                                                                               Las termitas no respetan ningún tipo de casa sean históricas o residenciales. Quienes hayan tenido una infestación de estos insectos saben lo difícil que es combatirlos y lo dañino que pueden llegar a ser. Existen miles de especies de termitas, pero solo unas pocas son las responsables de los daños en las casas. En España las que suelen alojarse y devorar las casas son:

  • La termita de la madera seca (Cryptotermes brevis) puede estar en maderas con apenas humedad (inferior al 10%) y puede ser la más voraz. A pesar de localizarse inicialmente en Canarias se han detectado casos en varios sitios de la península.
  • La de madera húmeda (Kalotermes flavicollis) necesita una humedad de la madera superior al 19-20% para sobrevivir.
  • La termita subterránea (Reticulitermes spp.) es la más extendida en la península ibérica.
  • La termita canaria (Kalotermes Dispar), que se encuentra en el archipiélago y es capaz de sobrevivir también en maderas secas. Se diferencia de la Cryptotermes brevis en que las termitas aladas tienen un tamaño inferior y en que la Cryptotermes es más oscura.

 

 Termitas

Para complicar más la identificación, hay otro insecto que a menudo se confunde con la termita, aunque lo único que tiene en común es que se alimenta de madera. Se trata de la carcoma.

¿Termitas y carcoma es lo mismo?

Tanto las termitas como las carcomas se alimentan de madera y ambas pueden ser destructivas. Sin embargo cada uno de estos insectos se combate de una forma diferente.                                                           La carcoma es la fase larvaria de un escarabajo que vive de forma individual, mientras que las termitas son sociales y viven en colonias al igual que las abejas o las hormigas.

No solo son diferentes en cuanto a ciclos biológicos y forma de vida. Las termitas, por su carácter social pueden ser más destructivas y difíciles de erradicar.                                                                             Una diferencia visible entre termitas y carcomas es que con éstas últimas puedes encontrarte agujeros en los muebles o maderas afectadas. Las termitas en cambio, no dejan signos aparentes en la superficie de los materiales, con lo que puedes detectarlas cuando es demasiado tarde.

Juan Carlos Ramos

Profesor de Medioambiente y Energías Renovables