La ciudad se prepara para la futura obligatoriedad de segregar la materia orgánica de los domicilios. Se puede participar de manera voluntaria en el proyecto piloto.

El quinto contenedor es el de la materia orgánica.

Tras el éxito del proyecto piloto del quinto contenedor en el barrio de La Luna y Cristo de Rivas, la iniciativa se sigue extendiendo por la ciudad. La próxima zona que acogerá el cubo marrón, de residuos orgánicos, será Covibar, y en las áreas que ya formaban parte de este proyecto se instalarán, progresivamente, contenedores de carga lateral, sustituyendo a los actuales.

El objetivo es llegar a todo el municipio, dotar a toda la localidad de este contenedor marrón así como preparar a la ciudadanía para esta práctica cuando, a corto plazo, se apruebe la ley estatal que sentará la obligatoriedad de separar la materia orgánica domiciliaria.

KIT DE REGALO PARA EMPEZAR
Para incentivar a la ciudadanía en la correcta separación de residuos, quienes se inscriban a través de la aplicación Rivas Ciudad [dentro de la app, en el recuadro de ‘Quinto contenedor’] recibirán un kit de bienvenida compuesto por un pequeño contenedor de orgánica, un set de bolsas, un imán recordatorio de residuos admisibles en este contenedor y un díptico informativo. Este mes, además, la Concejalía de Transición Ecológica del Ayuntamiento de Rivas y la empresa municipal Rivamadrid lanzan una campaña en las nuevas zonas de ampliación, además de en el barrio de La Luna y Cristo de Rivas, para informar y resolver dudas.

En la web quintocontenedor.rivasciudad.es figuran también todos los datos relativos a esta iniciativa.

752 DOMICILIOS
El contenedor marrón empezó a funcionar de forma voluntaria el pasado 9 de junio en la zona noroeste de la ciudad, donde se asientan más de 6.500 viviendas. Al cierre de esta edición, se habían sumado 752 domicilios con éxito en la tarea ya que, según explican desde Rivamadrid, sólo se ha detectado un 3 por ciento de impropios, es decir, de errores en la separación.

También participan en el proyecto piloto del cubo marrón centros educativos del barrio de La Luna y comercios de hostelería.

El quinto contenedor forma parte del Plan de Economía Circular ‘Con R de Rivas’, cuyo objetivo último es el de sentar las bases institucionales para la progresiva reducción de la emisión de gases de efecto invernadero en el municipio.