La primera sesión de test de antígenos en Rivas, ha empezado esta mañana, en las instalaciones del polideportivo Cerro del Telégrafo.

La previsión es realizar unas 60.000 pruebas, por lo que esta campaña se prolongará hasta mediados de febrero.

Sobre este tipo de prueba transcribimos los comentarios de algún experto referidos a la efectividad: En primer lugar, el tipo de paciente y los síntomas, aclara Jesús Molina como portavoz de la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (Sempsph). Aunque su rapidez supone una ventaja en la detección precoz, los test de antígenos solo son efectivos durante los primeros 5 días de la enfermedad y siempre y cuando el paciente manifieste síntomas. Por tanto, no sirven a la hora de detectar casos asintomáticos o presintomáticos.

Su funcionalidad hace que sean especialmente útiles en Atención Primaria, “cuando hay una alta demanda con presencia de síntomas” y a la hora de diferenciar “un caso de gripe de un caso Covid”. También pueden servir de ayuda, explica Molina, “a la hora de establecer o retirar la cuarentena” y para tratar contactos estrechos, aunque, en este último caso, en menor medida.

Por ello, conviene recurrir a este tipo de test rápidos en aquellas zonas geográficas con alta incidencia del virus y cuando haya necesidad de obtener una “respuesta inmediata”. “Lo que limita mucho el uso de estas pruebas es el elevado volumen de asintomáticos que hay en España”.

Elegir la prueba adecuada puede resultar también decisivo en el manejo de cifras. En algunas zonas donde se han utilizado test de antígenos para hacer cribados, el número de positivos es “muy bajo” y por tanto se ha generado una “falsa sensación de seguridad”. No es conveniente, por tanto, tomarlas como referencia a la hora de diseñar un plan de seguridad más o menos restrictivo. “Para el manejo de pacientes sí que es muy útil pero para  plantear una estrategia sanitaria con medidas restrictivas no”.

También te puede interesar