Rivamarid recuerda: se deben depositar en la vía pública en la dirección notificada (prohibido en zona de contenedores). No se sube a un piso para su retirada.

MÁS INFORMACIÓN

El nuevo servicio de recogida de enseres a pie de calle registró 147 peticiones en sus once primeros días de funcionamiento. Se trata de una demanda importante, según la empresa municipal Rivamadrid, responsable de esta prestación gratuita que el Ayuntamiento ofrece a la ciudadanía. Hasta ahora, quien quería deshacerse de un electrodoméstico, mueble, colchón o aparato debía dejarlo en una zona urbana de contenedores o llevarlo hasta un Punto Limpio (esta última opción sigue vigente). Pero desde el pasado mes de abril el traslado hasta los contenedores, ahora prohibido y que puede acarrear sanción de hasta 6.000 euros, se sustituyó por la nueva modalidad.

Los enseres se depositan ahora en la calle, en la dirección de su domicilio que indique la vecina o vecino siempre que se trate de un punto de acceso para los vehículos municipales con trampilla que cargan el enser. El servicio se puede solicitar fácilmente en la web enseres.rivasciudad.es o en la app Rivas Ciudad.

 UN 14% NO LO DEJÓ EN LA CALLE

El primer balance de Rivamadrid es positivo, aunque con margen de mejora. Se ha registrado un 14% de incidencias: personas que no depositan los enseres en la calle y creen que la recogida se efectúa en la puerta de su piso o en el trastero de un sótano. “Los enseres hay que dejarlos en la acera, de manera que perturben lo menos posible el tránsito de personas y en el horario indicado. Deben estar en la vía pública el menos tiempo posible, en el horario más cercano a la hora de recogida prevista”, aclaran en Rivamadrid.

Al cierre de esta edición, de las 147 peticiones efectuadas se habían atendido 86: el resto estaban programadas para una fecha posterior. El nuevo sistema forma parte del Plan de Economía Circular ‘Con R de Rivas’, que pretende convertir a la ciudad en un ejemplo de sostenibilidad.

 

También te puede interesar