Esta tarde, 18 de enero, a las 19,30 horas en el Centro Social Covibar se celebrará la conferencia de Antonio Chazarra

Para conocer en profundidad la revista “El mono azul”, Covibar organiza una conferencia impartida por el profesor de Historia de la Filosofía Antonio Chazarra. Presentará el acto Carmen Barahona, diputada socialista en la Asamblea de Madrid. María Teresa Pedraza, miembro de la agrupación Marie Curie del Ateneo de Madrid, será la moderadora del acto.

 

El mono azul, referente de la cultura

El Mono Azul fue una revista publicada en el bando republicano durante la Guerra Civil Española. Nació bajo el auspicio de la Alianza de Intelectuales Antifascistas para la Defensa de la Cultura. Su primer número salió a la luz el 27 de agosto de 1936. En ella colaboraron algunos de los más destacados intelectuales de la época, como Miguel Hernández, Lorenzo Varela, Antonio Machado, Vicente Aleixandre, Rafael Alberti, Manuel Altolaguirre, José Bergamín, María Teresa León, Luis Cernuda, Ramón J. Sender y María Zambrano; también participaron literatos no españoles, como Pablo Neruda, Vicente Huidobro, André Malraux o John Dos Passos. La publicación pervivió prácticamente todo el período de la contienda, editándose hasta cuarenta y siete números.

Su objetivo era llegar a los soldados para que tomaran conciencia de su función en defensa de la Segunda República y la democracia frente al fascismo de los sublevados. Su contenido era muy variado, desde instrucción militar, hasta literatura y política. Entre sus secciones más leídas se encontraba, en las páginas centrales, el Romancero de la Guerra Civil, que recopilaba los romances que enviaban desde todas partes de España soldados y familias. El conjunto de estos poemas publicados sería posteriormente recogido por el poeta Rafael Alberti en su obra Romancero General de la Guerra Española, cuya primera edición vio la luz en Buenos Aires en 1944.

Cabe destacar la importante implicación de Alberti en la publicación, director de la revista junto con su esposa María Teresa León, que además firmaba una de las secciones más emblemáticas: A paseo, en la que en tono humorístico se lamentaba de la actitud de personalidades de la cultura no afectas a la causa frentepopulista, como Miguel de Unamuno.