Otros 174 vehículos fueron retirados por las personas propietarias, previo aviso del Ayuntamiento. Puede haber sanciones de casi 2.000 euros.

La Policía Local retiró durante el año 2020 de la vía pública un total de 236 vehículos estacionados en evidente estado de abandono, puesto que realizan una ocupación del espacio público de forma irregular.

Esta actuación, enmarcada en el programa municipal de mejora de la movilidad urbana ‘Rivas no es un desguace’, contribuye a generar un mayor espacio para peatones, ayuda a regular correctamente los estacionamiento de vehículos, facilita la limpieza viaria de las calles de Rivas y evita la proliferación de actos vandálicos y riesgos con estos vehículos abandonados, además de contribuir al cuidado del medio ambiente teniendo en cuenta los productos contaminantes que poseen (baterías, aceites, líquidos, etc.).

Por otro lado, otros 174 vehículos estacionados en la vía pública y que también presentaban síntomas de abandono, fueron retirados por las personas propietarias tras recibir por parte del Ayuntamiento la notificación en forma de preaviso informándoles del plazo de un mes para su retirada.

Ante el volumen de estos vehículos en estado de abandono, ocupando el espacio público de forma irregular, el Ayuntamiento mantiene en marcha el programa municipal ‘Rivas no es un desguace’ que tiene como objetivo la rápida detección y retirada de estos vehículos de las calles. Una vez detectado cada caso -bien por la propia ciudadanía que informa de vehículos en este estado o bien por parte de agentes de la Policía Local- se abre un expediente sobre el vehículo en cuestión, se le coloca una pegatina informativa sobre la irregularidad en la que se encuentra, se comprueba a través de las bases de datos de la DGT que el vehículo no está dado de baja, que tiene seguro obligatorio e inspección técnica de vehículos (ITV), se procede a la notificación y se otorga el plazo de un mes a la persona propietaria del mismo para que proceda a su inmediata retirada.

Prácticamente, el 50% de los vehículos se retiran después de la notificación municipal a la persona propietaria; al resto se les incoa el expediente de retirada, lo que se realiza a partir de los 30 días posteriores estacionado en las calles de la ciudad, siendo trasladado a un centro de tratamiento o desguace, para su descontaminación.

SANCIONES

El abandono del vehículo en la vía pública lleva aparejado una serie de costes y multas para la persona propietaria que lo abandona. Normalmente estos coches se encuentran sin el seguro obligatorio, lo que supone sanciones de 800 € por su estacionamiento. También, si no han pasado la inspección técnica de vehículos ITV -lo normal en estos casos- lleva aparejada otra una sanción de 200 €. La retirada del coche con la grúa municipal supone un coste de 113 euros, más otros 13 euros por cada día que esté en el depósito. Y además la persona propietaria será sancionada con una multa de 751 euros por cometer una infracción medio ambiental.

En definitiva, dejar un vehículo estacionado en estado de abandono en la vía pública puede suponer un coste inicial de 1.884 euros para la persona propietaria del mismo.

Como alternativa, el Ayuntamiento -dentro del programa municipal- prevé que quien desee deshacerse de vehículos pueda renunciar a la titularidad para que sea entonces el Ayuntamiento quien lo traslade a un centro de descontaminación y realice la baja del mismo en la Dirección General de Tráfico; todo ello sin coste económico alguno para la persona propietaria.

También te puede interesar