Buscar

La Plataforma de Mayores y Pensionistas considera que los ayuntamientos son los que mejor pueden abordar la soledad no deseada

Un momento de la mesa de debate dedicada a la soledad no deseada y el buen trato | Foto de Servimedia

El presidente de la Plataforma de Mayores y Pensionistas (PMP), Lázaro González, subrayó este viernes que las administraciones locales son el ámbito que está mejor preparado para abordar el fenómeno de la soledad no deseada, porque son las que más cerca están de las necesidades de la sociedad.

Lo dijo durante su participación en una mesa de debate que tuvo lugar en el marco de la undécima edición del Congreso Nacional de Organizaciones de Mayores que se está celebrando en Barcelona bajo la égida de la Confederación Española de Organizaciones de Mayores (Ceoma).

El simposio, moderado por la adjunta a la gerencia y directora sociosanitaria de la Asociación Bienestar y Desarrollo (ABD), Pilar Rodríguez, también contó con la participación del vicepresidente de la Federación Española de Asociaciones Nagusilan, Gonzalo Berzosa; la directora técnica en Eulen Sociosanitarios, Salomé Martín; y el regidor de Infancia, Juventud, Mayores y Personas con Discapacidad en el Ayuntamiento de Barcelona, Joan Ramón Riera.

En su intervención, Lázaro González destacó que se tiende a “confundir” el trato igualitario con el trato equitativo, consistiendo el primero en “garantizar a todas las personas los mismos derechos y las mismas oportunidades con los recursos suficientes” y el segundo en “tratar a las personas según sus necesidades”.

A su juicio, la soledad está vinculada al trato equitativo, puesto que todas las personas que viven en “soledad no elegida” no son iguales entre sí, por lo que hay que tratarlas de acuerdo a sus necesidades y proyectos de vida.

En ese sentido, señaló que las administraciones locales son el ámbito privilegiado para abordar la soledad, puesto que se carece de una estrategia estatal, las comunidades, no todas, las tienen “muy incipientes”, y los ayuntamientos son los que más cerca están de las necesidades y las preocupaciones de la sociedad.

Esto le sirvió para poner de manifiesto que el Ayuntamiento de Barcelona es la administración que tiene la “mejor” estrategia de España para combatir la soledad no deseada: la estrategia municipal contra la soledad 2020-2030.

Desde su punto de vista, las ciudades tienen que tener un modelo para “corregir la soledad no deseada” que auspicie que los municipios sean “inclusivos”, “cuidadores” y favorecedores de la “convivencia”.

En la misma línea, Joan Ramón Riera consideró que en materia de soledad “vamos tarde porque históricamente, a lo largo del siglo XX, las políticas públicas basadas en las emociones estaban muy mal vistas”. Actualmente, continuó, “estamos en un momento en que conocemos el camino, pero hemos empezado a andarlo hace muy poco tiempo”.

Manifestó que “si hablamos de inclusión, es porque por naturaleza la sociedad y las ciudades grandes tienden a excluir; en los últimos 30 años, el individualismo ha triunfado”.

Añadió que la estrategia municipal de Barcelona se llevó a cabo mediante la negociación y el acuerdo de todos los grupos con representación. “Lo que nos dirá si la estrategia ha sido un éxito es que no se tenga que renovar en 2030, puesto que eso supondrá que se ha consolidado una política pública dirigida a las personas mayores”, remató.

Por su parte, Gonzalo Berzosa llamó la atención sobre el hecho de que actualmente “vivimos muchos años, nunca hemos tenido tanto tiempo de edad adulta en la humanidad, y es cuando más tiempo de soledad tenemos”.

Esto le sirvió para reseñar que “hay muchos tipos de soledad, pero todas tienen tres vectores como denominador común”: “las pérdidas vitales de los núcleos emocionales de allegados o de uno mismo”; de “sociabilidad”; y uno “personal”, de “trayectoria vital no elaborada después de toda una vida de proyectos”.

Por último, Salomé Martín llamó a “pensar el tipo de sociedad que queremos para mañana, ya que nunca se ha estado tan conectado como ahora” y al mismo tiempo jamás ha habido “tantos niveles de soledad”. Por ello, prescribió recuperar los valores de “vecindad”, “amabilidad” y “comunidad”, que son “los que nos definen como seres humanos”.

¡Difunde la noticia!