Moda sostenible, cambio climático, contaminación. Todas esas palabras las escuchamos constantemente y nos hacen ruido, pero a veces las palabras no cobran la fuerza necesaria para concienciarnos.

“Estamos cerca del límite de agotar los recursos del planeta, realmente es una emergencia el comenzar a adaptarnos a un consumo más responsable y tenemos que empezar a colaborar entre todos para poder revertir en la medida de lo posible y ralentizar la catástrofe climática a la que nos estamos acercando” comenta Laura Opazo, autora de Armario Sostenible y especialista en moda sostenible.

“Por eso, compartir en números las consecuencias de nuestro consumo es una forma de hacer más visible la necesidad de comenzar a implementar un modelo circular en la segunda industria más contaminante del mundo: la de la moda.” afirma la experta.

 Estos son algunos de los números más representativos:

  • La producción de algodón es responsable del 22,5 % del uso global de pesticidas, mientras que el teñido y el tratamiento de los textiles generan del 17 % al 20 % de la contaminación del agua de origen industrial.
  • Se estima que, en China, al menos el 70 % de los ríos y lagos ya están altamente contaminados, y muchos tienen sus aguas teñidas con el color de la temporada.
  • Representa más del 10% de las emisiones de efecto invernadero.
  • El lavado de los materiales sintéticos necesarios para la producción de ropa genera 500.000 toneladas de microfibras que terminan en los océanos.
  • Un par de vaqueros de algodón se necesitan unos 10.000 litros de agua.
  • Producir una simple camiseta de algodón se necesitan 2.700 litros de agua, la misma cantidad que serviría para abastecer a una persona durante dos años y medio.

¿Y cuál es la comparativa con la moda sostenible?

  • Posibilidad de aprovechamiento de al menos del 20% de nuestros recursos ya existentes para darles una nueva utilidad en el sector.
  • Asegurarnos al 100% de las condiciones laborales de los trabajadores.
  • Greenpeace lanzó el informe «Destino Cero: siete años desintoxicando la industria de la moda», en el que muestra cómo 80 empresas de moda han conseguido avanzar de forma significativa hacia ese objetivo eliminando el 72 % de los peligrosos compuestos perfluorados.
  • Hay empresas sostenibles que trabajan con materiales que solo se necesitan 2 litros de agua para producir 1 kilo de tela, lo que es suficiente para crear varios vestidos sencillos. En comparación, la misma cantidad de algodón requiere más de 10.000 litros de agua.
  • Muchas de las empresas españolas al producir de forma local, generan una huella de carbono un 90 % menor.
  • Siendo ecoeficientes en la producción pueden lograrse mejoras espectaculares que reducen la generación de residuos entre un 10 y un 20 %.

Los números nos dan una imagen más clara de la situación real en la que nos encontramos. Son una forma de acercarnos a la realidad y hacernos más conscientes de la necesidad del cambio hacia una moda sostenible.

Eugenia Civeira Mariona