El arzobispo de Barcelona y presidente de la Conferencia Episcopal Española, Juan J. Omella, en nombre de los obispos españoles, desea una feliz y santa Navidad.

Estas fechas tan especiales, llenas de luz y de esperanza, quiero dirigirme especialmente a todos aquellos que viven en la oscuridad y en la intemperie, a aquellas personas que están sufriendo por diversas circunstancias: por motivos personales, por problemas de salud, por no tener trabajo, por la pérdida de un ser querido, por las consecuencias de las inclemencias de la naturaleza, como la erupción del volcán Cumbre Vieja y las inundaciones por la crecida del río Ebro… Y por otras muchas circunstancias que alteran nuestra vida y nos desalientan.

¿Por qué somos incapaces de ver la Luz de Dios que brilla en medio de las tinieblas? Porque nos dejamos dominar por las preocupaciones, las angustias y los miedos, hasta el punto de no poder mirar más allá de nosotros mismos, de quedar herméticos a la esperanza que viene de Dios.

Ante este escenario de profunda incertidumbre, la Iglesia, la gran familia de los hijos e hijas de Dios, tiene y puede ofrecer más esperanza que nunca. Queremos ayudar y compartir el calor de la comunidad cristiana y el consuelo de la fe.

*Por todo esto, la iglesia católica renuncia a la cuantía del 0,7% del IRPF, recaudada por la Hacienda Pública para la Iglesia Católica (301M/€), para que sean repartidos entre todos aquellos hombres, mujeres y niños/as que no disponen de ningún tipo de ingreso y viven en situaciones de precariedad absoluta. Así mismo, se abrirán todos los edificios propiedad de la I.C., para albergar a los sintecho y se les facilitarán ropas y alimentos mientras dure la pandemia. (1)

¡Feliz, santa y solidaria Navidad a todos!

  • (1)Esta es la parte de la inocentada de hoy 28 de diciembre.

También te puede interesar