La mala calidad del aire es una de las principales causas de muertes evitables en el mundo. Así lo ha afirmado el doctor Carlos Jiménez-Ruiz, presidente de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) en la inauguración de ciclo de coloquios ‘Por la calidad del aire. Cambio climático y salud’ puesto en marcha por esta sociedad médica en colaboración con Philips Ibérica.

“En España la gente se muere mucho más por culpa de la contaminación que por accidentes de tráfico, hasta 30.000 muertes al año”, sostiene la doctora Isabel Urrutia, neumóloga del Hospital Universitario de Galdakao y coordinadora del Área de Medio Ambiente de SEPAR. Y añade que vivir en grandes ciudades aumenta el riesgo de complicaciones en pacientes con enfermedades pulmonares crónicas como EPOC o asma.

“Se habla siempre de la dieta, el ejercicio y el sueño como los pilares fundamentales de la salud, pero tenemos que empezar a incorporar la salud respiratoria como un cuarto pilar”, afirma Javier González Cappa, responsable de la Unidad de Sueño y Salud Respiratoria de Philips Ibérica

La mala calidad del aire parece un problema puntual que asociamos a los picos de contaminación, pero tiene una gran repercusión en nuestro día a día

Entre los principales factores que contribuyen a una mala calidad del aire dentro de los hogares destacan el tabaquismo, el radón y la quema de biomasa o combustibles de carbón. Para garantizar una buena calidad del aire en las casas, los expertos subrayan la importancia de una correcta ventilación. “Quizá un aspecto positivo de la pandemia de COVID-19 es que hemos empezado a tomar conciencia de lo importante que es ventilar bien”, admite Javier González.

En este sentido, los expertos destacan la utilidad de los filtros y purificadores HEPA para mejorar la calidad del aire de espacios pequeños como casas, consultas o escuelas. “Sin embargo, en espacios de grandes dimensiones, como pueden ser oficinas o centros comerciales, hay que trabajar con los sistemas de ventilación para garantizar una buena calidad del aire”,

Juan Carlos Ramos

Profesor de Medio Ambiente y Energias Renovables