Por su parte, el Gobierno de España ha desplegado ya 21.000 plazas de acogida.

La presidenta Isabel Díaz Ayuso, explicó ayer que la Comunidad pone en marcha un comité de crisis que coordinará las labores de acogida de ciudadanos ucranianos. Tras la invasión de Rusia a Ucrania, según contó en una entrevista en Telecinco, se configuró un grupo de trabajo que ahora se eleva al rango de “comité de crisis”.

La Comunidad se está centrando en dar plazas en los colegios y prestar atención hospitalaria cuando se precisa. El Comité está formado por el Consejo de Gobierno al completo, con la coordinación de Presidencia y de los viceconsejeros de Interior y de Agencia de Seguridad y Emergencias Madrid 112.

Su primera tarea está siendo el análisis y actualización de los protocolos de actuación ante la llegada de personas desplazadas de Ucrania, para poder elaborar un plan. Su objetivo es poder coordinar la respuesta con entidades, organismos y ONG, además de poder ejercer de punto de información con una oficina de atención ciudadana que englobe aspectos como el empadronamiento, escolaridad, tarjeta sanitaria o abono transporte.

El Comité será el máximo órgano de decisión en el proceso de regularización de la estancia temporal de los desplazados, que se tramita a través del Estado, y en la atención que se preste desde el Hospital Zendal. También quieren cooperar en la búsqueda de soluciones habitacionales para los refugiados, para lo que será necesario que se coordinen con el Gobierno central.

Desde el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, han explicado que el Gobierno central ya dispone de 21.000 plazas de acogida para personas desplazadas de Ucrania. Este número sigue creciendo con la colaboración de una bolsa de familias de acogida y forma parte del Plan “Ucrania Urgente” que ya está en marcha desde el ministerio que lidera José Luis Escrivá. V.R.