En este primer lote, se han repartido hasta 2 kilogramos a cada participante: compost cribado, de calidad, libre de químicos y de producción local.

  • Correo de información y para participar en las composteras comunitarias cuando haya plazas libres: compostaje@rivasciudad.es

La compostera comunitaria del barrio de La Luna, que entró en funcionamiento el pasado 1 de marzo, ya ha producido su primer compost, que fue entregado el 27 de diciembre a las vecinas y vecinos que utilizan el recinto depositando sus residuos orgánicos domésticos. El número de personas usuarias es limitado y en su día se abrió un proceso de inscripción de hasta 30 familias por compostera. La ciudad cuenta con otra compostera comunitaria en la avenida de José Hierro esquina con María Zambrano.

En la primera entrega se ha dispensado un saco de aproximadamente 2 kilogramos de compost ya cribado a cada familia. En esta primera producción, lo compostera ha alcanzado un volumen de 800 litros. Lo que no se ha repartido en sacos, será utilizado por el servicio municipal de parques y jardines para abonar zonas verdes.

La entrega de este primer lote consistió en un sencillo acto en el que participó la concejala de Transición Ecológica y consejera delegada de la empresa pública Rivamadrid, Vanessa Millán, junto a personal municipal de la concejalía y de la empresa. Se realizó en la misma área de compostaje, situada en la calle de Manuela Malasaña esquina María Moliner.

En la inauguración de las composteras el pasado mes de marzo, se entregó el cubo de aporte a la ciudadanía que tiene acceso a ellas. Se trata de un proyecto que forma parte del Plan de Economía Circular ‘Con R de Rivas’.

Nueve meses después, y tras la colaboración conjunta entre el personal municipal y la aportación voluntaria de las familias adscritas al programa, se ha conseguido un compost de calidad, libre de químicos y de producción local.

Durante todo este tiempo, los vecinos y vecinas participantes han podido seguir cómo se iban transformando sus restos orgánicos domésticos en compost a través de un grupo de Whatsapp creado por el personal de la Concejalía de Transición Ecológica. Además de informar de la evolución del proceso, sirve de canal de comunicación para avisos e incidencias, así como espacio para resolver dudas e intercambiar comentarios relativos a la gestión de los residuos orgánicos.

También te puede interesar