Izquierda Unida y Podemos Rivas denuncian la pretensión de Ayuso de tramitar por vía de urgencia una Ley que permitirá modificar los límites del Parque Regional del Sureste y termina de abrir la puerta a la privatización de la sanidad pública con la creación de una nueva Agencia

* IU y Podemos Rivas exigen la «retirada del anteproyecto de Ley»

* El documento afecta a no menos de diez aspectos de la actividad económica y administrativa

* Los plazos para presentar alegaciones incumplen los requisitos de información y participación ciudadana

El anteproyecto de Ley de Medidas Urgentes para el Impulso de la Actividad Económica y la Modernización de la Administración lanzado por el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso afecta a no menos de diez aspectos de la actividad económica y administrativa. El Gobierno autonómico publicó el anteproyecto el pasado 23 de diciembre y declara su intención de tramitarlo por procedimiento de urgencia, dando de plazo hasta el 3 de enero para formular alegaciones. Los plazos incumplen los requisitos de información y participación ciudadana previstos por la Ley de Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas. IU y Podemos Rivas exigen la «retirada del anteproyecto de Ley».

Izquierda Unida y Podemos de Rivas han denunciado hoy la pretensión del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso de tramitar por el procedimiento de urgencia, y «con plazos ridículamente cortos», el anteproyecto de Ley de Medidas Urgentes para el Impulso de la Actividad Económica y la Modernización de la Administración. Las dos formaciones locales exigen, por ello, «la retirada del anteproyecto».

Se trata de una Ley que afectará a no menos de una decena de aspectos económicos y administrativos de gran calado, pero los plazos para formular alegaciones al mismo se han establecido del 24 de diciembre de 2021 al 3 de enero de 2022. La coincidencia con el grueso de las fiestas navideñas resulta «escandalosa», en opinión de Aída Castillejo y Vanessa Millán, coportavoz y portavoz de IU Rivas y Podemos Rivas, respectivamente.

«Se trata de un intento evidente de colar un anteproyecto de ley de mucho alcance en condiciones que podríamos denominar de Navidad y alevosía», han declarado ambas dirigentes locales. En los diez días estipulados para la formulación de alegaciones se incluyen nada menos que cuatro festivos o semi-festivos.

La coportavoz y la portavoz recuerdan que la Ley 39/2015, de 1 de octubre, de Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas, «señala como imprescindible garantizar de modo adecuado la audiencia y participación de la ciudadanía en la elaboración de las normas, algo que en absoluto se cumple con los plazos en los que se presenta el anteproyecto».

Las dos señalan también la reacción que la Federación Profesional del Taxi de Madrid (FPTM) ha hecho pública respecto a la voluntad de aprobar «con nocturnidad y alevosía» este anteproyecto. La FPTM ha anunciado que reclamará 2.500 millones de euros a la Comunidad de Madrid «por los daños derivados de la modificación ‘encubierta y sin comunicación’ de la Ley de Transportes», una de las afectadas en el anteproyecto de Ley.

Una Ley de mucho alcance

El anteproyecto afecta a la práctica totalidad de las áreas del Gobierno regional, provocando diversos cambios legales en materia del juego, educación, suelo, sanidad, transparencia, deporte, transportes, entre otras.

En concreto, tanto Castillejo como Millán señalan la afectación que este anteproyecto de ley conlleva sobre el Parque Regional del Sureste, carente en la actualidad de Plan Rector de Uso y Gestión (PROUG) debido a la desidia de la administración de Díaz Ayuso. Con la aplicación de este anteproyecto se concede al Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid la capacidad de «modificar los límites establecidos de los anexos cartográficos de la correspondiente ley declarativa» y elimina «la necesidad de obtener autorizaciones medioambientales para realizar actividades como la caza, la pesca o la instalación de tendidos aéreos, eléctricos y telefónicos por poner algunos ejemplos».

Ambas dirigentes concluyen que es inadmisible que, a un espacio natural protegido, «como el Parque Regional del Sureste, que ya adolece de muchas actividades que degradan el propio Parque y su entorno», se le pretenda abrir con este anteproyecto de Ley «una puerta para la legalización de nuevas actividades económicas, que terminarán de deteriorarlo y convertirán el único espacio natural con que cuentan Rivas y otros municipios vecinos, en un espacio insostenible». Y consideran «inaceptable» que el Plan Rector de Uso y Gestión que Díaz Ayuso pretende aprobar, dentro de esta Ley, «se va a redactar sin la necesaria participación de entidades ecologistas y de ayuntamientos».

Castillejo y Millán también han mostrado su preocupación ante una de las múltiples medidas que contiene esta Ley, como es la creación de una Agencia de Contratación Sanitaria, que se presenta como «un nuevo ente público, con plena capacidad jurídica y de obrar, autonomía de gestión, patrimonio y tesorería propios» y que actuará «con sometimiento al Derecho al Privado». Con esta medida, Ayuso pretende crear un organismo independiente que podrá constituir o participar en cualquier entidad que adopte la forma de sociedad mercantil. «Esta Agencia podría suponer un nuevo ataque a la sanidad pública madrileña», señalan.

Entre los fines y funciones de esta nueva Agencia, el Anteproyecto de Ley incluye diversas referencias a la agilización de compras en situaciones de emergencia, como la situación de crisis sanitaria que aún vivimos, que aunque tarde, llega a la vez que otras medidas suficientes abiertas como para dar amparo legal a privatizaciones de la asistencia sanitaria que pueden culminar el proceso de acoso y derribo contra la sanidad madrileña que vienen perpetrando desde hace décadas los sucesivos Gobiernos del PP en nuestra región. «Con la preocupante situación de la sanidad pública, es una pena que el gobierno de Ayuso se empeñe en crear nuevas agencias, mientras debería de reforzar la inversión en la atención primaria y cumplir con su promesa de mantener al personal sanitario de refuerzo COVID», aseveran Castillejo y Millán.

También te puede interesar