IU y Podemos en Rivas denuncian la precarización intencionada de la sanidad pública en la Comunidad de Madrid

 

Izquierda Unida y Podemos en Rivas denuncian la situación sanitaria que padece la Comunidad de Madrid y la desatención de los servicios públicos en localidades como Rivas, instando al mismo tiempo la necesidad de dar respuesta a la falta de infraestructuras sanitarias en el municipio

 

Este jueves, 20 de octubre, el gobierno de la Comunidad de Madrid ha presentado un nuevo modelo de atención primaria que trata de aplacar el conflicto imperante en nuestra región sobre la reestructuración de las urgencias extrahospitalarias. Este nuevo plan de remodelación ha despertado el escepticismo de quienes defendemos unas condiciones dignas dentro de la sanidad pública, ya que desde municipios como Rivas aún son muchos los compromisos pendientes de solucionar en esta materia.

Desde Izquierda Unida y Podemos en  Rivas nos sumamos a la indignación de todos los municipios afectados por este nuevo modelo sanitario, que supone implantar cambios en las condiciones laborales de los y las profesionales, que según apunta el Ejecutivo autonómico: “se reforzarán los horarios y el personal en los centros con más carga asistencial, y se aplicará una jornada complementaria con carácter voluntario”. Está claro que el Partido Popular sigue teniendo como objetivo principal propiciar el beneficio del sector privado en detrimento de lo público, y no dar solución a cuestiones fundamentales que afectan a nuestros vecinos y vecinas, como el incremento de las listas de espera, el abandono de la atención primaria y las condiciones laborales abusivas del personal sanitario.

En Rivas seguimos a la espera de que la Comunidad de Madrid cumpla con los compromisos adquiridos con la ciudadanía como la construcción del cuarto centro de salud, el centro de especialidades médicas y el centro de urgencias extrahospitalarias en el barrio de La Luna, cuya parcela municipal fue cedida hace cuatro años, recordando que la propuesta de nuestro Ayuntamiento de adelantar los pagos para acelerar las obras fue rechazada por la consejería de Sanidad. “La presidenta Ayuso trae una rectificación que va encaminada a desmantelar la mayoría de centros de salud de nuestros barrios. No pueden seguir teniendo en vilo a nuestros vecinos y vecinas porque cuando hablamos de salud el tiempo es vital”, señalan Aída Castillejo y Manu Castro, coportavoces de Izquierda Unida Rivas, y Vanessa Millán, portavoz de Podemos Rivas. “El tiempo no puede ser también cuestión de clase”, denuncian. “Después de que el Servicio de Urgencias  de Atención Primaria (SUAP) de nuestro centro de salud La Paz lleve casi tres años cerrado, la Comunidad de Madrid anuncia ahora su reapertura como una “medida estrella” sin ni siquiera dotar de los recursos necesarios a la sanidad pública. En Rivas no olvidamos que necesitamos un cuarto centro de salud para dar la atención necesaria a una de las zonas con mayor densidad de población de nuestro municipio”.  Y han añadido “que la reapertura de los SUAP viene dada por la movilización social y que el nuevo modelo de atención de las urgencias ha supuesto la dimisión de la gerente de Atención Primaria de Madrid”.

Estamos viviendo las consecuencias de décadas de políticas del Partido Popular en la región, que solo precarizan derechos fundamentales como la sanidad pública. Desde Rivas, llevamos años denunciando esta situación de maltrato institucional y, de la mano del tejido asociativo local, como la Plataforma Rivas por la Sanidad Pública, seguiremos saliendo a la calle para defender los servicios públicos, reclamar las infraestructuras sanitarias necesarias, frenar las privatizaciones y mejorar las condiciones laborales del personal sanitario.

Por todo esto, ambas formaciones políticas muestran su total apoyo a la manifestación en defensa de la sanidad pública madrileña que tendrá lugar este sábado 22 de octubre, a las 18:00 horas, de Neptuno a Sevilla. Porque el derecho a la salud es un derecho fundamental que no debería estar sujeto a la clase social ni a los intereses espurios de ningún partido político.