La Comunidad de Madrid va a renovar el puesto de trabajo digital para impulsar el teletrabajo entre 100.000 empleados públicos de la región. Este proyecto les va a permitir realizar tareas colaborativas y de trabajo en equipo, y mantener conversaciones por videoconferencia con los ciudadanos, consiguiendo unos servicios públicos más cercanos y ágiles.

Evidentemente el teletrabajo ha venido para quedarse, empezando por la administración pública, tanto es así que, para poder acometer este servicio, el Gobierno regional gastará 33,7 millones de euros en un plazo de 36 meses, con el objetivo de dotar a este proyecto de las herramientas e infraestructuras tecnológicas de última generación necesarias para mejorar la productividad individual del empleado público (aparentemente desde su casa).

En concreto, la adjudicación se refiere a la suscripción, actualización y mantenimiento de las licencias de software, la asistencia técnica especializada y los servicios de instalación avanzada del puesto digital.

El puesto de trabajo de nueva generación para el empleado público requiere de unos equipos fijos y/o dispositivos móviles (smartphones, portátiles, tabletas…) que aseguren la movilidad, la colaboración y la ubicuidad de acceso. Estos equipos se complementan con soluciones que posibilitan al empleado público desarrollar su actividad, facilitando el acceso a la información desde cualquier ubicación, pudiendo compartir ésta con otros empleados públicos o ciudadanos, así como la celebración de vídeo reuniones y la posibilidad de trabajar en grupo mediante entornos colaborativos.

También te puede interesar