Fue ayer miércoles sobre las 21:00 horas cuando varios vecinos de la urbanización situada en la calle Pilar Bardem 1B se percataron de que una gata callejera se había quedado atrapada en las lamas de aluminio de la fachada de su edificio, a la altura de las sexta planta. La situación era muy peligrosa para el animal puesto que por un lado podía caer directamente a la calle desde esa altura y por el otro lado igualmente por el hueco de las escaleras, ya que ese lado daba precisamente esas zonas comunes.

Cuando Rivanimal-CIPAR se presenta en el lugar por el aviso a través de policía local, los vecinos ya estaban sujetando una manta por si la gata caía desde esa altura. Muchas personas acudían con más material e incluso con comida para atraer a la gata encaramada en esta estructura.

Desde el descansillo de la planta sexta, miembros de la protectora instalaron una red con sujeciones para evitar la caída de la gata por el hueco de la escalera y  sujetaban otra red de captura con mástil retráctil para acercarla lo máximo posible a donde se encontraba la gata. Pero para el rescate fue providencial la actuación de uno de los vecinos que disponía de cuerda y arnés para escalar y fue el que ascendió los metros desde la planta sexta hasta la posición donde se encontraba el animal para poder cogerla por la piel, liberándola de las lamas donde se encontraba atrapada e introducirla dentro de la red que sujetaban los de la protectora.

Nuestra ‘SpiderCat» ha podido salvarse gracias a la ayuda y actitud de los vecinos que desde el primer momento se volcaron en ayudarla y en avisar de la emergencia. Desde Rivanimal queremos dar las gracias  a todos los vecinos por su maravillosa respuesta, por no mirar a otro lado y socorrer a esta gata, y en especial a la persona que escaló hasta la posición donde se encontraba la gatita.

SpiderCat, a la que así hemos llamado después de su arriesgada aventura, es una gata de la colonia felina cercana, esterilizada y con chip del año 2020. No sabemos si es por lo agradecida que está con todos, pero su carácter es muy bueno, se deja manipular sin problemas y se encuentra perfectamente. Es por ello que ya la vamos a dejar acogida en el CIPAR   para que sea una más de las que puede ser adoptada.

Un final muy feliz gracias a la colaboración de los vecinos ❤️

Saludos,

Asociación de Rivas-Vaciamadrid para la Protección de los Animales