El asesor M. Ángel Rodríguez (ideología “trumpista”)  en las últimas elecciones a la C. de Madrid con Ayuso utilizó a los hoteleros y la “libertad” y gano el relato y las elecciones holgadamente. En Castilla y León parece que estén haciendo lo propio, aquí están utilizando a los ganaderos y al ministro Garzón con el slogan “Mas ganaderos, menos comunistas” para que el PP de Mañueco gane holgadamente las elecciones. En Madrid funcionó el relato, pero en C-León no está claro que funcione. Para montar semejante estrategia han atribuido a Garzón “un ataque a los ganaderos españoles” en una entrevista publicada por The Guardian el pasado 26 de diciembre. Garzón diferenciaba en la entrevista entre ganadería extensiva, sostenible y de buena calidad e “intensiva propia de la ganadería estabulada permanentemente  y de menor calidad”, (esta es la frase malvada), producida en las llamadas macrogranjas, el nuevo negocio (última década) de las industrias cárnica y de piensos mayormente. Garzón fue coherente confirmando la  evidencia. Habló siguiendo la política de su Ministerio y las políticas medioambientales de la UE (Agenda 2030). Pero el PP no iba  a perder el relato y toda la dirección Nacional y de las Autonomías con Mañueco a la cabeza, junto a periodistas cercanos, que no son mancos,  pidieron la dimisión del ministro “comunista” Garzón, etcétera Y ahí siguen, aunque la estrategia puede salirles rana. Las macrogranjas no son algo baladí y como modelo ganadero no son precisamente un ejemplo. La denominación de macrogranjas suele utilizarse para referirse a las granjas de dimensiones industriales, con animales siempre estabulados, en condiciones muy limitadas, especialmente de porcino, aves y vacuno de carne. Ya vimos en La Sexta con “Salvados” de Evole como vivían los cerdos de carne en una macro granja murciana de EL Pozo, sin espacio, con animales enfermos, incluso con canibalismo entre ellos. Según el Reparto Estatal de Emisiones ( PRTR), que controla las instalaciones industriales, en España existen 3.235 granjas de cerdos con mas de 2000  cerdos de cebo ( normalmente hay entre 5.000 y 50.000 en cada granja) y 750 cerdas reproductoras y 550 granjas con unas 40.000 gallinas ponedoras/granja. En el Registro PRTR no se incluyen las granjas de vacuno de carne (unas 3.000 con mas de 150 vacas nodrizas (MAPA). Aragón (Huesca), Cataluña (Lérida) y ambas Castillas lideran las macrogranjas en España. Según la FAO somos el mayor consumidor comunitario de carne (49,8 Kg/año/persona) y el 2º productor  comunitario, después de Alemania y 5º mundial. España consume un tercio de la carne que produce y el resto lo exporta, especialmente a China, que nos compra carne de porcino por valor de unos 3.700 millones de €/año, con pingues beneficios para unas cuantas industrias nacionales (MAPA).

Los purines (excrementos porcinos) de las macrogranjas afectan a la calidad del aire y la tierra (malos olores, gases de metano, amoniaco, nitratos…) y contaminan el agua subterránea (acuíferos, fuentes…), además  de una baja calidad de la carne de los animales estabulados permanentemente y de forma masiva. Todo esto, que también afecta a la salud de los vecinos, no es nuevo, lo ha denunciado repetidamente Greenpeace y la UE ya nos ha llevado ante el Tribunal de Justicia comunitario por deficiente aplicación de la Directiva de Nitratos (contaminación de aguas). En C-León hay actualmente 703 municipios con aguas subterráneas contaminadas por los purines (Ecologistas en Acción con datos de la Junta de C-León)  y solo en la provincia de Segovia , que tiene 209 municipios, existen mas de 400  macrogranjas de cerdos, (datos Junta C-León). El PP, principal fuerza política en C-León, suele gobernar en bastantes municipios con macrogranjas instaladas a escondidas, sin informar de forma adecuada a los vecinos, que a menudo han terminando integrando plataformas de rechazo a las macrogranjas. Véase Cerecinos de Campos (Zamora), con 275 habitantes, donde una parte de los vecinos se movilizó contra la macrogranja prevista de 3.440 cerdas de cría y 77.000 lechones y en las últimas elecciones municipales su plataforma ganó al PP e intensificaron las manifestaciones y la lucha legal para paralizar el proyecto de macrogranja.

Las macrogranjas generan mucho con escaso coste, lo que incide en la bajada de precios y hace daño a las producciones extensivas y locales, Y no es cierto que, como señalan las sectoriales porcinas, atraigan riqueza y población a los pueblos. El dinero se lo quedan unas cuantas empresas e inversores industriales y, además de unos salarios precarios, debido a su alta mecanización tampoco fijan población en el medio rural, al contrario, contribuye a la despoblación por los efectos nocivos señalados. Según un estudio de Ecologistas en Acción en varios centenares de pueblos con macrogranjas, 3 de 4 municipios han perdido población.

China, Rusia, Brasil… ahora se inician en la construcción de macrogranjas gigantescas, incluso con varios pisos: 500.000 pollos, 80.000 cerdas y sus crías, 100.000 vacas, etc. Esta producción  desmedida, mastodóntica, va a incidir en la calidad del producto y en una bajada global de los precios y de las importaciones de estos países. Curiosamente China, nuestro principal importador de carne, superada la peste porcina de 2018-20, sus importaciones pueden caer en picado y pinchar el globo de las macrogranjas españolas, que tendrían que buscar nuevos mercados (Japón, Corea…). La UE debería entender cuanto antes que no tiene sentido este modelo de producción ganadera, que además nos lleva a competir con países que producen muy masivamente, a menor coste y con una calidad poco exigente, etc. y obrar en consecuencia y con determinación, considerando criterios económicos, sanitarios y medioambientales. En España Unidas Podemos  llevó recientemente al Congreso una proposición de Ley para establecer una moratoria de varios años a las nuevas instalaciones de macrogranjas en zonas vulnerables, que rechazaron la derecha y el PSOE. Las Organizaciones Agrarias tampoco aparecen. Además de ASAJA, a UPA y COAG parece que tampoco se les espera con un compromiso claro y contundente con la ganadería extensiva y local, el medioambiente y la España Vaciada. Sin embargo, las plataformas vecinales contra la ganadería industrial no dejan de crecer: CLM Stop Macrogranjas (C-La Mancha), Pueblos Vivos Cuenca, Stop Ganadería Industrial, con mas de 50 asociaciones en 7 Autonomías, etc. Estas plataformas están dando voz y dignidad a los pueblos para que se pare esta locura que sigue creciendo en España, en la UE (Alemania, Francia, Italia….), en China, etc. Propiciar las macrogranjas a la vez que se utiliza a los ganaderos en la estrategia electoral, como hacen las derechas en C-León, es pura demagogia y no debería aportar votos. ¿O estamos todos locos? Últimamente hay algunos movimientos. En 4 Autonomías han anunciado o aprobado (C-La Mancha ayer) medidas o moratorias sobre las macrogranjas y algunos ayuntamientos (Albacete, C Real, Pozuelo (Albacete), Daimiel…) han decidido rechazar la instalación de algunas macrogranjas nuevas.

Termino. Los vecinos de la España Vaciada y la ciudadanía en general no nos merecemos LAS MACROGRANJAS, ni el ruido de la mentira y las estrategias políticas demagógicas e interesadas. Ni el PP, ni VOX, que sistemáticamente niega los avances y derechos sociales, se merecen el voto en C-León. Para mi es algo obvio, aunque ganen las elecciones. Y lo dicho,

GANADERIA EXTENSIVA Y SOSTENIBLE, por favor.

Autor foto y texto: Abel de Lamo. Periodista.

FOTO: OVEJAS CHURRAS pensativas propias de una ganadería extensiva y sostenible en Tierra de Campos, muy diferente a la intensiva de las MACROGRANJAS.