AMEI-WAECE, Asociación Mundial de Educadores Infantiles ha iniciado esta petición dirigida a Exigimos a las Consejerias de Educación que frenen la creación de aulas de 2 años en los colegios

«Las aulas sobrantes de los colegios debido al descenso de la natalidad no es el lugar más adecuado para los niños menores de 3 años». La decisión responde a criterios políticos y económicos y no educativos y NO tienen en cuenta al niño: “El interés superior del niño debe ser el principio rector de quienes tiene la responsabilidad de su educación y orientación (principio VII declaración universal de los Derechos del Niño)”

«No podemos imaginar a un niño de dos años en el patio de un colegio, aun saliendo a horas distintas, bajo una canasta de baloncesto, o una portería de futbol, se “perderían. Un niño de esta edad necesitará un patio con un arenero, con ruedas, con columpios, con un suelo especial, que no de cemento. Un patio pensado para él». 

Cada vez son más las Comunidades Autónomas que lo están implantado: Canarias, Extremadura, la Comunidad Valenciana, Aragón o Castilla y León, entre otras, están creando aulas para niños de 1 y 2 años en los Colegios. Cualquier persona que piense un poquito en la situación, comprende que este tipo de centro no es el adecuado para este tipo de niño. Nadie pone en duda que nada tiene que ver, desde el punto de vista arquitectónico y organizativo, un centro de educación infantil de 1º ciclo con uno de primaria.

Conviene recordar que los primeros centros infantiles fueron organizados en casas de viviendas o locales, que se adaptaron a las necesidades y requerimientos de un centro infantil, como sucedió con el kindergarten de Froebel o La casa dei bambini de Montessori. Cada tramo educativo necesita un currículo y unas instalaciones adecuadas. En los países más orientados a la infancia (los países nórdicos, Islandia, Dinamarca, Reggio Emilia en Italia, entre otros) se crean las primeras construcciones propias para la edad lo cual obedece a los resultados científicos de las investigaciones. Aparece el centro de educación infantil para las primeras edades, en el cual cada detalle, cada lugar, cada área de juego o actividades, obedece a lo que las investigaciones en esta etapa han demostrado es lo mejor para garantizar el pleno desarrollo de los niños que los integran.

Además de la evidencia científica que avalan a las escuelas infantiles, también hay Informes Internacionales que defienden la identidad del 0-3. Las afirmaciones del informe de la UNESCO del Dr. Gaston Mialaret son muy claras y nos devuelve una vez más a la exigencia fundamental: conservar a los edificios su carácter de intimidad, con objeto de que los niños pequeños puedan conocer y reconocer fácilmente las caras adultas y las caras infantiles que van a formar parte de su nuevo universo. Y esto no se consigue con los colegios, sino con las Escuelas Infantiles.

UNA FINANCIACIÓN JUSTA

Está bien pretender que estos niños tengan una educación gratuita, ahora bien esta se puede lograr de muchas maneras, como en otras comunidades autónomas (véase el caso de Andalucía o Madrid). Si la educación Infantil es una única etapa, no entendemos que existan dos modelos de financiación, uno para cada ciclo. Nos preguntamos porque el segundo ciclo está financiado y no el primero.

ESCOLARIZAR A LOS NIÑOS DE 2 AÑOS EN COLEGIOS ES UN PELIGRO PARA LA SALUD MENTAL DEL NIÑO

Si se impone al niño un paso demasiado brusco de uno a otro (pequeño grupo familiar a uno más extenso en cuanto al número de unidades), se le puede traumatizar a algunos de ellos y llevarlos, por falta de seguridad, a replegarse en sí mismo y a no establecer los contactos sociales que son indispensables para la formación y desarrollo de su personalidad. (Dr. G. Mialaert, Informe UNESCO)

Y UN ATENTADO CONTRA LOS DERECHOS DE LA INFANCIA.

En los artículos 28 y 29 de la Convención de los Derechos del niño, especifican que todos los niños y niñas deben acceder a una educación de calidad que les permita desarrollar sus mentes hasta el máximo de sus posibilidades. La calidad implica también a las instalaciones y el ambiente donde se desarrolla el proceso educativo en los primeros y tan importantes años de vida.

Nada justifica que el descenso de natalidad deje aulas vacías en los colegios y estas se pretenden que las utilicen los niños de 1 o 2 años. Que las utilicen como laboratorios, bibliotecas o como quieran, pero no para estos niños más pequeños. Es muy triste que nuestra clase política, del signo que sea, se haya olvidado de que la “QUE LA HUMANIDAD DEBE AL NIÑO LO MEJOR QUE PUEDE DARLE” (preámbulo de la DECLARACIÓN UNIVERSAL DE LOS DERECHOS DEL NIÑO). (Campaña de recogida de firmas en Change.org)