En la tarde de ayer 28 de febrero, por fin los adjudicatarios de los huertos urbanos en Rivas, fueron convocados para comunicarles su adjudicación. Aunque ya lo sabían desde hacía varios días anteriores a esta convocatoria. Por eso muchos de ellos se habían interesado, por distintas vías, sobre cuándo podrían empezar a trabajar y plantar en sus parcelas.

El alcalde, Pedro del Cura destacaba la ‘dimensión lúdica y relacional’ de los huertos urbanos, “gente que se junta para crear un espacio comunitario”, “además del cometido de sembrar y ver crecer para consumir por último los productos que cada uno ha cultivado”. “El trabajo es duro, no solo porque hay que cavar, quitar malas hiervas, atención al riego…, sino por las picaduras de insectos por ejemplo”. “Lo que sí pedimos, es que, si alguno desiste y quiere dejarlo, que lo avise cuanto antes, porque hay demanda y otro puede continuarlo”.

También del Cura hablo de la experiencia de los agricultores del Soto del Grillo “un perfil más profesional, para aquellos que quieren dedicarse a la producción agrícola ecológica”. “Para ellos se está facilitando un espacio en el Mercado Central los domingos, que puedan vender sus productos”.

La concejala de Transición Ecológica, Vanessa Millán, expresó su “satisfacción de ver una sala tan llena de gente interesada y dispuesta a trabajar los huertos”. “Los huertos son espacios intergeneracionales que, aunque uno es el adjudicatario al final trabaja toda la familia”. “Ante la expresión de tanta demanda, tenemos claro que seguiremos ampliando”.

Puesto que la demanda es creciente, tanto para los huertos urbanos, como para los terrenos de cultivo a mayor escala, se está pensando, habilitar más espacios en la ciudad (en la zona centro de la ciudad, ampliación del huerto de la Casa de Asociaciones…), y también en la zona de la ribera del Manzanares para los segundos.

La concejala informó también de que “somos vicepresidentes de la Red de Ciudades por la Agroecología. Por delante de Madrid somos pioneros en el tema de los huertos urbanos”.

Para asesoramiento de los nuevos adjudicatarios de los huertos existen dos asociaciones que se encargan de ayudar: Ataraxia y Humana. Sus representantes se ofrecieron para ayudar en todo lo que los nuevos agricultores necesitaran. También informaron de que ya tienen programas elaborados, que irán desarrollando, sobre formación, compra conjunta de plantones, herramientas…, y también actividades más lúdicas.

El Ayuntamiento cede las parcelas gratuitamente, también el consumo de agua potable para el riego, el acondicionamiento inicial, los materiales de riego… Además, se hace cargo de todos los desperfectos que pudieran producirse en el desarrollo de la actividad.