Enfermeras/os, enfermeras/os especialistas y fisioterapeutas se concentrarán el próximo 30 de marzo, frente a la sede la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid (Calle de la Aduana, 29) para exigir soluciones que acaben con el grave deterioro y precariedad que sufren los hospitales, centros de salud y centros sanitarios y sociosanitarios de la Comunidad de Madrid, así como favorecer condiciones laborales dignas que les permitan realizar su labor asistencial y de cuidados..

El próximo 1 de abril, el Sermas incorporará a su plantilla al 40% de los actuales contratos Covid mientras que SATSE Madrid ha reclamado que lo sea 100%. «Son necesarias e imprescindibles para seguir cuidando de los madrileños y para impedir que las listas de espera y las demoras en la atención sigan aumentando», afirman.

Esta nueva concentración, convocada, a las 11.00 horas, desde el Sindicato de Enfermería, SATSE Madrid, ante la Consejería de Sanidad se suma a las ya realizadas ante centros de salud y hospitales madrileños, con el objetivo de que las administraciones públicas destinen los recursos y medios necesarios en nuestra sanidad pública. «Exigimos respeto y dignidad, tanto para los profesionales como para la ciudadanía», apunta.

El foco reivindicativo se pondrá, en esta ocasión, en el Sermas y en el resto de servicios de salud de las distintas comunidades autónomas al haberse constatado que, pese a lo comprometido en la crisis sanitaria del Covid-19, no solo no se ha incrementado su presupuesto sino que ha disminuido.

Tanto los hospitales como los centros de salud de la Comunidad de Madrid siguen soportando una gran sobrecarga y presión asistencial mientras que la Consejería de Sanidad no ha reforzado suficientemente las plantillas enfermeras y de fisioterapeutas. Una clara y lamentable situación de abandono y desinterés que provoca, por ejemplo, que lejos de mejorar, empeoren las listas de espera para ser intervenido, realizarse una prueba o simplemente ser atendido en consulta mientras que los profesionales están cada vez más saturados y exhaustos y tienen menos tiempo y recursos para realizar su labor como les gustaría.

«La Consejería de Sanidad y el resto de las administraciones públicas son conscientes de que, una vez superado lo peor de la pandemia del Covid-19, el foco de la atención pública está puesto en otros asuntos y, por ello, han vuelto a su tradicional política de ‘brazos caídos’ y a no priorizar en su gestión la mejora de la sanidad pública y las condiciones de sus profesionales», subrayan.

En este sentido, SATSE recalca que la lamentable realidad es que políticos e instituciones sólo actúan en función de la presión social que entienden que existe en cada momento en base a lo que reflejan los medios de comunicación, las redes sociales o las encuestas, y, por ello, resulta absolutamente imprescindible que las enfermeras, enfermeras especialistas y fisioterapeutas sigan movilizándose en defensa de la sanidad y sus condiciones laborales y profesionales.

«Debemos mostrar nuestro rechazo absoluto a la precariedad, temporalidad e inestabilidad, a seguir sufriendo una sobrecarga asistencial insoportable y a no poder jubilarnos de manera anticipada si lo necesitamos. Tenemos que exigir que podamos pertenecer al Grupo A, sin subgrupos, y que se desbloquee, de una vez por todas, la Ley de Seguridad del Paciente que garantiza que podamos atender a un número adecuado y seguro de pacientes en cualquier centro sanitario y sociosanitario», asegura.

Por ello, SATSE vuelve a hacer un llamamiento a las enfermeras/os, enfermeras/os especialistas y fisioterapeutas para que participen activamente en la concentración del próximo 30 de marzo y anima a los estudiantes de Enfermería y Fisioterapia, familiares de profesionales y a asociaciones de pacientes, usuarios y consumidores, entre otros colectivos sociales, que quieran también manifestar su hartazgo y profundo malestar por la situación actual.

«Nos sobran razones para decir ‘basta ya’ y exigir soluciones a los responsables públicos y políticos que vuelven a dar la espalda a los miles de compañeros y compañeras que, antes, durante y después de la pandemia, han sido y son un ejemplo de esfuerzo, dedicación y compromiso social», concluyen desde la organización sindical.