Miguel Garrido, presidente de CEIM, expresó su apoyo a las reivindicaciones de los empresarios afectados por el incremento del IBI en Arganda. Solicitó en una carta dirigida al alcalde de Arganda del Rey, Guillermo Hita, que se atendieran las peticiones empresariales que se reflejaron en el escrito de alegaciones al  proyecto de modificación de la Ordenanza Fiscal reguladora sobre el Impuesto de Bienes Inmuebles presentado por ASEARCO en el Ayuntamiento de Arganda. Uno de los cambios fiscales que contempla dicha Ordenanza supone, desde este año, un incremento de más del doble, del 0,48% al 1,1% del tipo impositivo para inmuebles con valor catastral superior a los 500.000 euros y afecta a empresas vitales para la economía del municipio.

CEIM explicaba en su misiva la situación de «extrema gravedad» que siguen atravesando las empresas y autónomos, a raíz de la crisis originada por el Covid- 19, con «fuertes caídas de la actividad, falta de ingresos o una caída muy  significativa de los mismos que les impide seguir afrontando los importantes gastos que tienen que seguir soportando (entre ellos los impuestos y tasas municipales, además de los estatales y autonómicos).