Tras verse relegados a tercera fuerza en la Asamblea de Madrid por primera vez en su historia, el PSOE ha acordado que todos aquellos que quieran coger el acta de diputados deben cumplir con el requisito de hacerlo en régimen de exclusividad, sin compaginar esta labor con otro cargo ni con otra actividad extraparlamentaria.

“Tenemos 24 diputados. Es que no nos queda otra. No se puede estar a medias ahora. O se está o no se está”, resume una fuente socialista, que augura meses difíciles entre sus filas en pleno proceso de reconstrucción tras la salida forzada de Ángel Gabilondo como portavoz y sin primarias hasta final de año.

Tras una primera toma de contacto el 17 de mayo, e iniciar una ronda individualizada con los representantes electos, este lunes volvieron a citarse gestora y grupo parlamentario. Tras el encuentro, se comunicó que Juan José Moreno (número 18) y Eduardo Fernández (24) no recogerán el acta. Fuentes del ente provisional relatan que fue por estos motivos y que decidieron dejar correr la lista y quedarse con su ocupación previa. El primero regresa a la Universidad Politécnica, donde es catedrático, y el segundo, a su cargo dentro del Ministerio de Industria y Turismo. Su salida implica la llegada a la bancada de los números 26 y 27 de la lista, Santiago Rivero y Marta Bernardo.

El caso de Mónica Carazo es especial. Fuentes socialistas de la federación explican que su decisión no es fácil ni para ella ni para el partido. Consideran que su cargo de vicealcaldesa en Rivas la pone en una posición muy favorable para intentar disputar la alcaldía en 2023 en una plaza tradicionalmente de izquierdas, por lo que dejarla podría debilitarles para las municipales de dentro de dos años. “Cambiar de liderazgo ahora… Es complejo”, sostienen estas fuentes. El caso de la número seis, cinco tras la renuncia de Gabilondo, es distinto a los otros cuatro, ya que se ve afectada por el régimen de incompatibilidades del reglamento interno socialista, que recoge que solamente se podrá ejercer un cargo representativo y no los dos que pretende Carazo”.

Fuentes de la gestora señalan que se trata de una decisión que deberá tomar la propia Carazo antes de recoger el acta, pero descartan la opción de mantener ambos puestos. “O una u otra, pero las dos no van a ser”, advierten estas fuentes.

Los integrantes del ente provisional prevén decidir esta misma semana los nombres que poblarán la dirección del grupo parlamentario, la portavocía y sus adjuntos, después de haberse reunido con todos los diputados, una ronda que terminarán este mismo miércoles. Pese a que en un principio se había extendido la idea de optar por un perfil de segunda línea para hacer la oposición a Díaz Ayuso hasta que se elija un nuevo secretario general a finales de año, las fuentes consultadas entienden que esta idea ya no se contempla y que entre sus filas se apuesta por ir con todo desde el primer momento.

Aquí, todas las miras apuntan a Jalloul, exsecretaria de Estado de Migraciones y que fue anunciada como número dos de Gabilondo para dar un mayor dinamismo a la candidatura. Fuentes socialistas creen que seguir el orden de la lista sería lo óptimo y lo más recomendable para una gestora provisional, y ante la previsión de que la futura dirección pueda cambiar la portavocía si lo considera oportuno. Si se sigue esa lógica, los adjuntos serían Juan Lobato, exalcalde de Soto del Real y cuarto en la lista, e Irene Lozano, expresidenta del Centro Superior de Deportes (CSD) y seleccionada también por Ferraz.

(EFE-J.Bocanegra)

También te puede interesar