El SIES ‘La Poveda’ de Campo Real ya es un centro preferente de escolarización para el alumnado con trastornos del espectro autista. De este modo, se cierra el ciclo con el CEIP Miguel Delibes para que los estudiantes campeños con TEA no tengan que abandonar el municipio para matricularse en centros de Educación Secundaria que si que faciliten su inclusión.

El instituto ha puesto en marcha dos iniciativas para que este proyecto sea una de las señas de identidad del centro: por un lado, el Aula LINCE de apoyo al alumnado, y por otro lado, el Programa de Recreo, que trabajará en la mejora de la convivencia en el centro y en la inclusión del alumnado en general. De esta manera, además de cultivar la inclusión, se potencia la funcionalidad comunicativo-lingüística y la autonomía personal del alumnado, visibilizando a aquellos menores con capacidades diferentes como ciudadanos de pleno derecho y agentes de cambio social.

El objetivo del SIES ‘La Poveda’ es abrir un abanico de nuevas posibilidades de los estudiantes a través de una acción socioeducativa combinada que favorece la inclusión del alumnado con trastorno del espectro autista y del resto del alumnado con necesidades educativas especiales.

La iniciativa surge tras la experiencia en el CEIP Miguel Delibes y la coordinación entre los equipos directivos de ambos centros y la concejalía de Educación para dar continuidad en la etapa de Educación Secundaria a un colectivo de alumnos que necesita una respuesta ajustada a sus necesidades básicas. En este sentido, reciben apoyo extenso y especializado por parte de la profesora especialista en Pedagogía Terapéutica y de la técnico superior en Integración Social del aula.

“Hay que aplaudir el gran trabajo y la implicación de los profesionales que han hecho posible este proyecto para que ningún campeño con TEA tenga que abandonar su pueblo para seguir con sus estudios obligatorios”, ha recalcado la concejal de Educación, Infancia y Juventud, Mercedes Alcaraz.

La edil ha recordado que desde el Ayuntamiento se trabaja “con una sensibilidad especial en este aspecto”. De hecho, el pasado año, el Consistorio y la Asociación SuresTEA suscribieron un convenio de colaboración para sensibilizar a la población sobre el TEA y ofrecer a las familias, y especialmente a los más pequeños, orientación y ayuda, además se van a señalizar con pictogramas de todos los edificios municipales, como el Ayuntamiento, la Casa de la Cultura, la Biblioteca Municipal, el Polideportivo o el Centro de Infancia y Juventud.