El Hospital Universitario del Sureste, teniendo como centro de su atención al paciente, cuenta con una nueva unidad de farmacocinética clínica que permite el diseño de pautas posológicas individualizadas y atención farmacológica personalizada.

El objetivo de esta unidad es optimizar el tratamiento farmacológico en cada paciente. Con dicha mejora se consigue minimizar la posible toxicidad del tratamiento e incrementar la eficacia del mismo. También se identifican las posibles causas de una respuesta inesperada al tratamiento relacionadas con incumplimiento en la toma de la medicación, posibles interacciones farmacológicas, errores de medicación y alteraciones de biodisponibilidad de los fármacos.

La previsión de la dosificación óptima del medicamento nos permite realizar un abordaje más personalizado del paciente evitando reacciones adversas hospitalarias y optimizando tratamientos. Ambos elementos son imprescindibles para garantizar una atención personalizada al paciente y de la más alta calidad.

¿Qué es la farmacocinética?

En la mayoría de los pacientes, los fármacos se administran a la dosis estándar establecida, aunque se pueden realizar ocasionales ajustes por disfunción renal o hepática, basados en algoritmos generales. Es por ello que a menudo se observa que la respuesta deseada al tratamiento farmacológico, tanto en términos de eficacia como de toxicidad, no se alcanza en todos los pacientes.

Por todo ello, es importante saber todo lo que ocurre con un fármaco desde que entra en el organismo de un paciente hasta que se elimina del cuerpo con el fin de poder ajustar la dosis del fármaco y conseguir el mayor beneficio posible. La famacocinética es, por tanto, la acción del cuerpo sobre el fármaco, mientras que la farmacodinamia es la acción del fármaco en el cuerpo.

Nueva unidad

La nueva unidad de farmacocinética, impulsada por el servicio de Farmacia, utiliza nuevos métodos de dosificación basados en el ajuste individualizado de la dosis, por lo que supone una herramienta más precisa para la consecución del objetivo farmacológico. Estos métodos se basan en modelos farmacocinéticos y farmacodinámicos, que explican la evolución temporal de las concentraciones de fármacos en el organismo y su efecto farmacológico o tóxico asociado.

El conocimiento de todos estos modelos, junto con las características individuales del paciente y la determinación de las concentraciones séricas, permite optimizar los tratamientos farmacológicos en pacientes concretos. De todas formas, hay que tener en cuenta que no todos los fármacos son objeto de estudio porque tienen que tener unas determinadas características.

Esta unidad, además, utiliza programas informáticos específicos de monitorización farmacocinética que integran los datos analíticos obtenidos y las particularidades clínicas de los pacientes en modelos poblacionales. Estos programas permiten predecir el comportamiento farmacocinético más probable de un fármaco.

En resumen

Finalmente, el farmacéutico especialista realiza recomendaciones de modificación del régimen posológico fiable y preciso que permite optimizar el tratamiento farmacológico del paciente. Es decir, establece concretamente la dosis apropiada para el paciente, el horario de las tomas, el momento adecuado para hacerlo y la duración del tratamiento. Y todo ello para conseguir la mayor eficacia con la menor toxicidad posible.

En definitiva, el análisis farmacocinético se consolida como una herramienta de gran utilidad para las áreas clínicas hospitalarias. Contempla totalmente las variables que pueden influir en el resultado clínico, además de aplicar criterios técnicos y estadísticos altamente especializados que permiten mejorar y elevar la calidad del tratamiento farmacológico a un nivel difícilmente alcanzable con los métodos tradicionales.