El ex relator de la ONU sobre el derecho a la educación pide “más sensibilidad” en los presupuestos para los menores vulnerables

Vernor Muñoz recuerda que en el mundo hay 240 millones de niños con discapacidad, sólo un tercio escolarizados

 

El ex relator especial de Naciones Unidas sobre el derecho a la educación Vernor Muñoz reclama “más sensibilidad” en los presupuestos y “mejorar los sistemas tributarios” para que haya recursos necesarios que permitan garantizar el derecho a la educación de los menores más vulnerables.

Así lo planteó Muñoz, que es también autor del informe de Entreculturas, ‘Educar es incluir, un camino que garantiza derechos’, en una reciente entrevista a Servimedia. El informe analiza la realidad de la discapacidad y la exclusión educativa causada por ella en el mundo.

“La educación inclusiva no es una modalidad ni una moda de la agenda 2030, es un enfoque a la educación en general”, remarcó el experto, que urgió a “desmontar el sistema patriarcal y segregador heredado de la revolución industrial que no sirve para resolver los problemas de la sociedad”.

Por ello subrayó que en el citado informe de Entreculturas se hacen una serie de observaciones encaminadas a “construir conciencia sobre los derechos de la discapacidad”. En ello, incidió, es un “tema central” tener recursos. “Es necesario dedicar más recursos a la educación en general” y éstos, subrayó, “deben provenir de fuentes nacionales”, agregó en referencia a los países más empobrecidos.

Expuso, que además de tener “más sensibilidad” en los presupuestos hacia la educación y “mejorar los sistemas tributarios”, apeló a que “los esfuerzos de cooperación internacional se dirijan a los más necesitados”. Los recursos, agregó, deben dedicarse también a la formación de los docentes, pues tienen “un papel central” contra “todo tipo de discriminación” en el aula.

240 MILLONES

Muñoz cifra en 240 millones los niños que hay con discapacidad en el mundo (sólo un tercio escolarizados), población que asciende a 1.000 millones si se tiene en cuenta a los adultos. Precisamente, el ex relator hizo hincapié en que a esos 700 millones de adultos con discapacidad “también se les priva el derecho a la educación”, y que “la educación es un derecho de todas las personas”.

Es una situación “dramática”, lamentó. “La población con discapacidad se enfrenta también a la pobreza, de manera que sufre una discriminación múltiple”, agregó y recordó que “la población que tiene oportunidad educativa se encuentra en escuelas segregadas y a veces de manera muy precaria”, o se les pone “condiciones” para la matrícula que “les supone muchas más barreras de las que tienen por la discapacidad”.

“La discriminación por discapacidad y por género son las más vulnerables, no reconocen procedencia geográfica ni cultural. Están identificadas en todos los países”, apostilló. “La discriminación por discapacidad es agravada por la pobreza pero no resuelta por la riqueza” y “los prejuicios y estereotipos son las barreras más grandes”, subrayó.

En cuanto a España, el experto apuntó que “tiene retos importantes” en materia de educación inclusiva. “Aunque hay hecho esfuerzo muy importante, existe distancia entre la retórica y la legislación, la política y la realidad”, sentenció, como muestran los datos de la ONU que reflejan que el 17% de los alumnos con discapacidad están escolarizadas en educación especial porque “el modelo médico de la discapacidad es regresivo y sigue estando”.