El 1 de enero los centros asistenciales públicos de la Comunidad de Madrid contarán con, al menos, 2.000 enfermeras menosSon las que tienen contrato Covid y que la Comunidad de Madrid ha decidido no renovar a partir del 31 de diciembre.

«La falta de estas enfermeras, imprescindibles para el Sermas por su carencia crónica de estas profesionales podrían provocar, además del cierre de Unidades hospitalarias, la clausura total o parcial de centros de salud«, explican desde el Sindicato de Enfermería en Madrid que considera que «la situación, si empeora, podría derivarse en un caos asistencial con pacientes demandando asistencia y Unidades hospitalarias, centros de salud y consultorios locales, por ejemplo, funcionando parcialmente o, simplemente, cerrados al no poder ofrecer asistencia sanitaria por falta de profesionales».

La sanidad pública madrileña, añaden desde SATSE Madrid, lleva años con déficit estructural de plantilla de Enfermería que se palió parcialmente, a partir de marzo del año pasado, con el refuerzo de enfermeras con contratos Covid. Esos que ahora el Gobierno regional pretende eliminar sin ofrecer una alternativa viable, sin aumentar las plantillas estructurales y sin dar una respuesta a las necesidades sanitarias de los madrileños.

Desde el Sindicato de Enfermería se preguntan cuál va a ser el argumento de la Consejería de Sanidad para explicar a los ciudadanos el motivo por el que no se le atiende en un centro de salud o no disponga de cama en un hospital cuando alguien la necesite. La realidad es que si no hay enfermeras no hay cuidados, ni vacunas, ni consultas de Enfermería, … ni salud.

SATSE Madrid lleva meses reclamando la necesidad de que los contratos Covid se incorporen a las plantillas estructurales de los hospitales y centros de salud, que finalicen (de una vez por todas) las OPEs en proceso y que los madrileños dejen de ser el farolillo rojo de cualquier estadística cuando se habla de salud. Petición que siempre cae en el olvido ya que, al parecer, la salud de los madrileños importa poco o, simplemente, se deja a la improvisación cuando el problema de salud aparece, entiéndase Covid.

Por último, desde el Sindicato de Enfermería se recuerda que, si en materia económica la Comunidad de Madrid presume de ser el motor de España, en sanidad lo hace en la carencia extrema de profesionales y que, lejos de solucionarse, van a empeorar en los próximos meses.

«Lo peor es que cuando la Consejería decida volver a hacer nuevos contratos, argumentará como ya lo hace, que no hay enfermeras/os disponibles para ser contratados mientras otras regiones, como Cataluña, no tiene problema en incorporar 600 nuevas enfermeras/os mientras aquí dicen que no las encuentran. La diferencia es que en unas regiones cuidan de sus enfermeras. Aquí, directamente, las echamos«, finalizan.

SATSESATSE Sindicato de Enfermería

También te puede interesar