Se han finalizado las obras de acondicionamiento y rehabilitación del histórico Puente de La Poveda, también llamado Puente del Piul, ubicado en pleno Parque Regional del Sureste, que une las localidades Arganda del Rey y Rivas-Vaciamadrid por encima del río Jarama.

Los trabajos se han llevado a cabo tras doce meses de ejecución, se ha invertido más de medio millón de euros y entrará en funcionamiento el próximo 6 de marzo, ha informado el Gobierno regional en un comunicado.

El acceso es adecuado para peatones y ciclistas, y también para el tren histórico, al instalarse una plataforma metálica de rejilla en toda la superficie del viaducto, que se integra con el esqueleto protegido.

Asimismo, se han colocado nuevos sistemas de protección y señalización ferroviaria específica para avisar de la llegada y tránsito del convoy e indicar la prohibición del uso de la pasarela para viandantes y ciclistas hasta que se despeje la vía.

Del mismo modo, se han arreglado los caminos que llegan al puente y se han instalado nuevas barandillas y traviesas de madera en la vía del ferrocarril.

 LÍNEA TURÍSTICA CON HISTORIA

El viaducto de La Poveda, situado sobre el río Jarama, formaba parte del trazado de la línea impulsada por la Compañía del Ferrocarril Madrid-Arganda, que entró en servicio en 1886 y aprovechó parte de un antiguo tren minero entre Madrid y unas canteras de Vallecas.

La plataforma fue destruida durante la Guerra Civil y reconstruida con posterioridad.

En 1940, entró en servicio para pasajeros y mercancías y estuvo en funcionamiento hasta 1997, cuando se clausuró el último tramo del ferrocarril del Tajuña, entre Vicálvaro y la cementera de Morata de Tajuña.

En 2001, el trazado de la vía se aprovechó para la puesta en marcha de una línea turística histórica, que realiza el recorrido entre la laguna del Campillo, en Rivas-Vaciamadrid, y la estación de La Poveda, en Arganda del Rey.

Se trata de un tren de vapor de 1925, que funciona los domingos y los miércoles (en este caso, para centros educativos) durante cuatro meses al año.

El puente también forma parte de la ruta de peregrinación Camino a Uclés, que une Madrid con esta localidad conquense y que se creó en 2010 como parte de la procesión a Caravaca de la Cruz. (EUROPA PRESS)