Madres y padres con sus hijos, además de otros vecinos y vecinas de Rivas, se concentraron en la tarde de ayer delante de la parcela de uno de los colegios comprometidos por la Comunidad de Madrid para el curso 21/22 y que, a estas fechas, ni siquiera está iniciada su construcción.

“Contra la masificación y la falta de plazas en colegios e institutos de Rivas”, esta era la reclamación que se gritaba y figuraba en las pancartas.  Ya se ha procedido a las solicitudes de plazas escolares, ya se han distribuido a los niños y niñas en los distintos centros y los padres se encuentran con que, a sus hijos no les han asignado el centro más cercano, sino que les mandan hasta a siete u ocho kilómetros de distancia. Cuando con los residentes al otro lado del municipio hacen exactamente lo mismo “esta es una planificación desastrosa, lo que consiguen es la ruptura del círculo de amigos, un enorme incremento de la circulación en todo el municipio a las horas de entrada y salida de los alumnos de los colegios, pérdidas de tiempo innecesarias”, “lo de la –zona única de escolarización- es un completo engaño y desatino, al final el colegio asignado es el que ellos quieren y sin ningún criterio razonable”, estas eran algunas de la opiniones de los asistentes.

Y lo que es aún peor, es que hay más de un centenar de niños y niñas que se han quedado sin plaza, que en los colegios existentes ya no caben más, y eso que han estirado y montado aulas en los espacios más insólitos de los centros (gimnasio, aulas de tecnología, en el hall, etc.).

El retraso en la construcción de los nuevos centros es debido al desastre de planificación de la Comunidad de Madrid, aunque ellos lo justifiquen diciendo que es causa de las elecciones (el personal técnico y administrativo no está sujeto a los resultados electorales y los compromisos eran muy anteriores).

Algunos niños tomaron la palabra planteando temas como “a mí me han mandado a un instituto al otro lado de donde vivo, cuando hay uno cerca de casa y al menos otro en el camino”, “a todos mis amigos nos han mandado al mismo cole, menos al que es mi mejor amigo que le han mandado a otro, el año que viene no sé cuándo podré verle…”, “a mí me han mandado a Torrejón”, entre otros comentarios.

La convocatoria de concentración la hacían: Familias afectadas por la masificación de colegios e institutos en Rivas. Y estaba apoyada por la Plataforma Emergencia Educativa (FAPA).

Entre otros asistentes, además de muchos vecinos y vecinas para apoyar la justa reivindicación, estaba José Luis Alfaro, concejal de Educación, Vanessa Millán, Luís Altares, Marisa Pérez, Elena Muñoz…, todos ellos concejales y concejalas del Ayuntamiento de Rivas.

Adjuntamos Comunicado que se leyó en el acto:

Señor Enrique Ossorio, Consejero de Educación de la Comunidad de Madrid.

Somos un grupo de familias que vivimos en Rivas, utilizamos los servicios que nos ofrece Rivas, hacemos nuestras compras en Rivas y tenemos a nuestros amigos y familia en Rivas, pero que a la hora de escolarizar a nuestros hijos e hijas junto a sus compañeros del pasado curso, comprobamos que nuestras expectativas de escolarizarlos de esa manera han sido truncadas por diversas razones achacables a su falta de previsión.

A muchos de nuestros hijos se les ha dado plaza en institutos a varios kilómetros de nuestra vivienda, incluso a uno en el del Barrio de la Luna que no se ha comenzado a construir. Nuestros hijos son muy pequeños, tienen apenas 11 ó 12 años, para realizar estos desplazamientos solos. Hay familias a las que se les obliga a ir al colegio Santa Mónica, un colegio con una línea religiosa e ideológica muy marcada que no todas las familias asumen,  y que conlleva una serie de gastos (cuotas mensuales, uniformes, comedor) inasumibles para muchas familias. A otros les habéis dado plaza incluso fuera de nuestro municipio, en pueblos de alrededor. Hay familias a las que se le ha negado el reagrupamiento familiar haciéndoles vagar por las mañanas de un centro a otro para dejar a sus hijos.

La “libertad de elección de centro” que nos vendieron con la zona única ha sido desde su implantación papel mojado, ya que a la mayoría de nuestras criaturas, no les han dado las plazas que habíamos solicitado en primera, segunda o tercera opción. La realidad de la zona única es un masivo desplazamiento de este a oeste y de oeste a este de nuestra ciudad, convirtiendo Rivas cada mañana en un gran atasco por no poder acudir con nuestros hijos al colegio o instituto de nuestro barrio. Somos conscientes que desde hace más de una década este problema se viene repitiendo año a año, masificando los centros, repercutiendo directamente en la calidad de la enseñanza que reciben nuestros hijos y enviando a estos a viajar en trayectos largos de autobús. Ustedes conocen perfectamente el crecimiento de esta ciudad, pues se les ha ido informando cada curso, pero han optado por hacer oídos sordos y no ampliar el número de plazas dejando de construir colegios e institutos que tanto necesita nuestra ciudad.

Por eso, solicitamos que la Consejería de Educación cumpla con los compromisos y promesas con los habitantes de este municipio. No queremos ni deseamos para nosotros ni para los futuros niños y niñas escolarizados que continúe la masificación y el aumento de ratios por clase.

Queremos que se tenga en cuenta la Ley 6/1995 Derechos de la Infancia y de la Adolescencia de la Comunidad de Madrid, ya que se están vulnerando sus derechos, por ejemplo el de garantizar la existencia de plazas escolares en la población que lo soliciten. A ésto hay que añadir la cantidad de derechos que no se están teniendo en cuenta como: derecho a una educación adecuada , derecho al interés superior del niño o niña, derecho a opinión del menor, derecho a un nivel de vida dentro de su entorno social y familiar. De igual forma, la Ley Orgánica 1/1996, de 15 de Enero, de Protección jurídica del Menor que enumera los principios rectores de la acción administrativa: mantenimiento del menor en el medio familiar, su integración familiar y social y la prevención de situaciones que puedan perjudicar su desarrollo personal.

Pedimos que se termine de una vez por todas y sin dilación el CEIPSO de La Luna. No podemos someter a nuestros pequeños a un goteo año a año de peligrosas e interminables obras y nuevos barracones. Sabemos que el Ayuntamiento de Rivas ha cedido desde hace años las parcelas e incluso se ha ofrecido a adelantar la financiación de estos centros con escaso interés por parte de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid. Por último, no queremos que el año que viene, otro gran número de familias se vea en las mismas condiciones de escolarización en la que se encuentran actualmente nuestras criaturas

Señor Ossorio, señora Ayuso, ustedes son gestores del dinero con el que pagamos nuestros impuestos y les exigimos que se utilice de forma eficaz y con conciencia atendiendo a las verdaderas necesidades de nuestra ciudad, creemos que somos merecedores de una educación pública de calidad para todas y todos.

 

También te puede interesar