La atención sanitaria en Rivas ha colapsado. No podemos seguir esperando para tener, por fin, el cuarto centro de salud. Así se lo he hecho saber, por enésima vez, al consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, en un escrito registrado en su propia Consejería solicitándole una reunión urgente para resolver esta situación.

Va a hacer cuatro años que la Comunidad de Madrid tiene cedida una parcela municipal de 7.000 metros cuadrados para la construcción de nuevas infraestructuras sanitarias: un cuarto centro de salud, un centro de urgencias extra hospitalario (CUE) y uno de especialidades médicas.  Ya en su momento, nos ofrecimos a colaborar en el proyecto e incluso a adelantar el dinero para la construcción, aun no siendo competencia del Ayuntamiento, como hemos hecho en otras ocasiones. Quedamos en seguir colaborando, pero no hemos vuelto a tener noticias.

En el barrio de La Luna -donde se ubica el terreno cedido por el Ayuntamiento y con unanimidad del Pleno municipal en 2018- viven más de 15.000 personas sin un centro de salud cerca de sus casas, lo que supone una deficitaria Atención Primaria.

Nuestra ciudad es la que más ha crecido en los últimos años de toda la Comunidad de Madrid. Tanto se ha incrementado nuestra población que nos hemos visto en la obligación de paralizar las construcciones urbanísticas residenciales debido a la cada vez mayor escasez de servicios públicos, como así también lo decidió la ciudadanía tras la consulta vecinal.

La situación de Rivas es inaudita en el ámbito de este país y única en el caso de la Comunidad de Madrid: somos una de las ciudades de España con menos centros de salud por habitante. Con casi 100.000 habitantes tenemos tan solo tres centros de salud, uno de los cuales ni siquiera dispone de equipo directivo. Y la ratio de cartillas que atienden supera con mucho los propios límites que la Comunidad de Madrid establece como excesivos para poder responder a las necesidades sanitarias de las vecinas y los vecinos ripenses.

Si algo nos ha demostrado la pandemia es que lo público nos salva. Por eso, se hace más que inaplazable que los servicios públicos sean reforzados. Y en materia sanitaria cada vez vemos cómo el Gobierno regional aplica políticas que nos hacen retroceder.

Llevamos casi dos años sin el Servicio de Urgencias y Emergencias Médicas en el centro de salud La Paz, que no dispone de Vehículo de Intervención Rápida, ni tampoco contamos con UVI móvil, encontrándose las más próximas en otros municipios. Una situación que deriva a los y las ripenses, que necesiten atención médica durante los fines de semana o festivos o fuera del horario habitual de los centros de salud, a que se tengan que desplazar a sus hospitales de referencia, también fuera de la ciudad.

Esta situación ya no se soporta más. Si hay voluntad, habrá solución. Porque Rivas también lo merece.

Pedro del Cura, Alcalde de Rivas Vaciamadrid