Chinchón: anís, plaza, mesón… y buen vino. Este miércoles, se ha rubricado la adhesión del municipio a las Rutas del Vino de Madrid, un selecto club de turismo enológico que cuenta con 120 socios en más de una treintena de destinos de la región.

Chinchón se une así a localidades como Brunete, Colmenar de Oreja, Morata de Tajuña, Navalcarnero, Nuevo Baztán, San Martín de Valdeiglesias, Tielmes, Valdelaguna, Valdilecha o Villarejo de Salvanés, en una clara apuesta por el turismo vitivinícola, tal y como ha destacado el alcalde, Javier Martínez Mayor, durante la presentación oficial: “Esta adhesión es el resultado de una clara apuesta por el enoturismo y por dar a conocer nuestro impresionante patrimonio, nuestra historia y naturaleza y, por supuesto nuestra afamada gastronomía, y todo a través de un producto turístico tan transversal como es el vino y que tiene su merecida fama desde hace siglos en la localidad”.

La firma del convenio de adhesión ha tenido lugar en la Bodega del Nero, una de las más emblemáticas del municipio -data del año 1870- y que desde hace años está, junto con la bodega Val Azul, integrada en la ruta. Allí, el regidor chinchonense ha querido poner en valor la “excelencia de los caldos que se elaboran en Chinchón”, ya no sólo en estas dos bodegas, sino también en la Cooperativa San Roque y en las Bodegas Cinco Leguas. En este sentido, ha animado a que más establecimientos turísticos se incorporen a estas rutas que suponen un valor añadido a la oferta del municipio por un turismo de calidad.

Por su parte, el presidente de Madrid Enoturismo, Antonio Reguilón, ha comentado que “la historia de los vinos de Madrid no se entiende sin sus pueblos, su patrimonio, sus tradiciones y su gastronomía. Madrid Enoturismo ofrece un producto turístico alternativo y complementario para los viajeros que eligen descubrir la Comunidad de Madrid a través de sus caldos y Chinchón es, sin dudarlo, una parada obligada”.