Cuando se cumplen 111 años del nacimiento del tenor Enrique de la Vara, Chinchón ha querido homenajear a su hijo predilecto con una placa conmemorativa en el mismo lugar que le vio nacer, la plaza Mayor.

La iniciativa impulsada por el también cantante lírico y propietario del restaurante Ajo Fino, Emilio Sánchez, ha supuesto la instalación de una placa conmemorativa en honor a este cantante de ópera y de zarzuela que obtuvo la medalla de Oro de las Bellas Artes en 1950 por el estreno de ‘Lola, la Piconera’.

El acto, al que han acudido el alcalde, Javier Martínez Mayor, la directora gerente de la Fundación Orquesta y Coro Comunidad Madrid, Raquel Rivero, así como diversos concejales del Equipo de Gobierno y del resto de la corporación municipal, ha servido para homenajear a este tenor que triunfó fuera y dentro de nuestras fronteras con éxitos como el estreno de ‘Entre Sevilla y Triana’, del maestro Sorozabal, que ha puesto música a la inauguración de la placa que ha descubierto la propia hija del cantante, María del Carmen de la Vara.

“Estamos ante un gran artista y cantante y creo le debemos no sólo un homenaje, sino un reconocimiento por toda su labor y entrega”, ha expresado el impulsador de la iniciativa, rememorando la importante aportación a la lírica, pero también al mundo del cine y de la televisión hispanoamericana que realizó de la Vara.

“Enrique de la Vara, junto al maestro Patricio Peco, organizaron diversas actuaciones musicales en nuestro teatro Lope de Vega que dieron gran impulso a la cultura y al arte en el municipio”, ha recordado el primer edil, agradeciendo la labor de embajador que realizó el tenor “llevando el nombre de Chinchón por todo el mundo”.