Campylobacter spp., primera causa de gastroenteritis bacteriana en el mundo, forma parte de la microbiota natural del tracto gastrointestinal de las aves de corral. Esta bacteria es persistente durante el proceso desde la granja hasta la cocina, y un nuevo estudio constata que dos de las cepas más comunes que producen campilobacteriosis en humanos intercambian material genético, lo que puede hacerlas más infecciosas y resistentes a los antimicrobianos.

Campylobacter spp. es un grupo de bacterias transmitidas por los alimentos, cuya transmisión se asocia, en el mayor porcentaje de casos, con la manipulación y el consumo de aves de corral contaminadas.  Los principales factores de riesgo que contribuyen a las infecciones humanas son la colonización de los broilers vivos en la producción primaria, la colonización de las canales de aves durante su procesado en el matadero y la contaminación cruzada  durante la preparación del alimento en cocinas profesionales y domésticas. Un nuevo estudio, realizado en EEUU (North Carolina State University), constata que en la región estudiada la bacteria Campylobacter persiste en todo el proceso de producción avícola, desde la granja hasta los puntos de venta de la carne, donde llega al consumidor.  Y un hecho especialmente preocupante para los autores es que las dos especies de Campylobacter que causan principalmente enfermedad en humanos C. coli y C. jejuni presentan cepas con genes resistentes a los antimicrobianos y tienen la capacidad de compartirlos.

  1. jejuni causa hasta el 90% de las infecciones por Campylobacter en humanos, pero la buena noticia es que es menos probable que esta especie lleve genes resistentes a múltiples fármacos. En cambio, C. coli tiene el doble de probabilidades de contener genes resistentes a múltiples fármacos, pero es un patógeno humano menos eficaz. La coexistencia de C. coli y C. jejuni bajo las mismas presiones ambientales dentro del sistema de producción de animales para consumo brinda una gran oportunidad para el intercambio genómico entre especies.

 Juan Carlos Ramos