Ya en los primeros meses del año 2020 se empezaron a detectar casos de Covid-19 en España. Desde el inicio, el Gobierno Central empezó a tomar algunas (tímidas) medidas con respecto a ese virus desconocido. Y desde el primer minuto, la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, se mostró, no solo crítica, sino destructiva con respecto a los planteamientos del Gobierno de Pedro Sánchez. Y así ha seguido durante estos casi dos años (a los que nos encaminamos) en pandemia.

Algunos siempre hemos pensado que era una estrategia de oposición, descabellada porque cuesta vidas y mucho dinero, pero quizás haya otros elementos a tener en cuenta.

Ayuso reunió en un colegio a casi 1.250 opositores al cuerpo de administrativos de la Comunidad de Madrid a las 10 de la mañana del domingo 8 de marzo pese a que el día anterior había enviado dos alertas desde la Dirección General de Salud Pública a la Delegación del Gobierno sobre el riesgo de concentración de personas

Con el beneplácito de Isabel Díaz Ayuso, Vox (socio del Partido Popular) celebró su Asamblea General Ordinaria en Vistalegre los días 7 y 8 de marzo de 2020, al que fueron invitados 15.000 compromisarios.

El 1 de marzo de 2020 se jugó el último partido en el Bernabéu con un lleno total, con el consentimiento del Gobierno de la Comunidad de Madrid. Ya conocidos numerosos casos de contagios, en nuestra ciudad, en todo el país y muchos más fuera. El 14 se decretaba por el Gobierno Central el confinamiento total.

Los organismos internacionales recomendaban 18 rastreadores por cada cien mil habitantes, la Comunidad de Madrid puso a disposición 6,3 rastreadores por cada cien mil ciudadanos.

Ya España es de los países con una ratio más baja de personal sanitario por habitante (hoy la misma que en 2009 según Amnistía Internacional). Y Madrid la más baja de toda España.

En la Comunidad de Madrid murieron 11.389 mayores que vivían en residencias, de los cuales 8.338 (el 73%) no fueron trasladados a un hospital, según los datos de la propia Comunidad de Madrid (orden emitida por la propia Consejería de Sanidad y que llevó a la dimisión del Consejero).

La señora Ayuso, en plena cresta de la ola de contagios, vendió en toda Europa (sobre todo a jóvenes franceses, ingleses…), que Madrid era una ciudad segura para pernoctar, salir de fiesta, acudir a bares, restaurantes y tomar cañas con toda libertad.

Y una vez que parecían superadas una tras otra las sucesivas ‘olas de contagios’, la Presidenta Ayuso tiene que oponerse a los acuerdos a los que llegan todos o la mayoría de presidentes del resto de las comunidades autónomas, porque tiene que alardear de negacionista y esa es su estrategia.

Varias reflexiones:

  • La oposición contumaz a cualquier decisión, acuerdo o sugerencia con el Gobierno Central, ha llevado a Ayuso a convertirse en la primera figura del Partido Popular.
  • La exitosa estrategia de ‘libertad para tomar cañas’, le ha proporcionado una amplísima mayoría en las últimas elecciones autonómicas. Aunque esto haya supuesto también que, porcentualmente, somos la región con más contagiados, con más ingresados en hospitales y con más fallecidos, durante la mayor parte del tiempo que dura la pandemia.
  • También ahora, con una cepa supercontagiosa como es el ómicron, Ayuso se posiciona contrariamente a todos sus pares en la conferencia de Presidentes y en Madrid no se decreta, ni toque de queda, ni mascarillas en exteriores, no se reducen aforos, etc.
  • En la CM todos los Centros de Atención Primaria están colapsados (o cerrados), igual los hospitales. No se hacen PCR a los enfermos, las farmacias están desabastecidas tanto de test de antígenos como de pruebas PCR.

Todo esto no puede ser solo negligencia, desidia o desorganización, todo esto tiene que obedecer a un plan maestro. Para eso Ayuso (no demasiado espabilada ella) tiene equipos que se dedican a pensar, con unos objetivos muy claros y estrategias para conseguirlos.

La Presidenta Ayuso se ha presentado como una de las principales valedoras del negacionismo contra el Covid y contra las vacunas; tardó más que ninguna otra comunidad en ponerlas, porcentualmente ha puesto menos que en ninguna otra comunidad, son muchas las dosis que ha dejado que caduquen para justificar su política de oposición… Y todo esto, a pesar de que ella se contagió, eso sí, la habilitaron dos apartamentos (uno como despacho y otro como vivienda) en uno de los complejos de Quique Sarasola, a todo lujo (que hemos pagado entre todos y con creces).

En estos días se empiezan a desvelar los planes del Partido Popular y la gestión en Madrid de I.D. Ayuso: el proyecto que han llamado ‘Ómnibus’. El pasado 23 de diciembre, el Gobierno de la Comunidad de Madrid presentó un Anteproyecto de Ley Ómnibus que afecta a la práctica totalidad de las áreas de gobierno. Entre las medidas que presenta esta Ley, en su artículo 44, da lugar a la creación de la Agencia de Contratación Sanitaria de la Comunidad de Madrid, un nuevo ente público, con plena capacidad jurídica y de obrar, y que actuará con sometimiento al Derecho Privado. Con esta medida, el Gobierno del PP en la Comunidad de Madrid crea un organismo independiente que podrá constituir o participar en cualquier entidad que adopte la forma de sociedad mercantil.

Con esta medida, el Gobierno del PP plantea crear un órgano sin control parlamentario, cuya dirección será nombrada por su ellos mismos, sin que las y los representantes en la Asamblea de Madrid puedan controlarlo, y que tendrá su financiación con cargo a los Presupuestos de la Comunidad.

Eso por lo que llevamos tantos años luchando para que no nos arrebaten: la Sanidad Pública, ahora nos lo robarán impunemente. Con esta nueva Ley la privatización podrá llevarse a cabo, en la práctica. Otro acto de traición, con nocturnidad y alevosía, en fiestas navideñas, mientras la ciudadanía hace colas en farmacias, centros de salud y hospitales por conseguir los test prometidos, las PCR necesarias, medicaciones…, atención médica de todo tipo y todos autoconfinados por el miedo a enfermar y no ser atendidos.

JuanM del Castillo

También te puede interesar