Un presupuesto integrador con la oposición, pero con poca participación ciudadana, que asciende a 110,7 millones de euros.

El pasado jueves, 27 de enero, se aprobaron en el pleno municipal los nuevos presupuestos para el año 2022, cuya cuantía asciende a los 110,7 millones de euros. “El presupuesto de 2022 avanza en el camino de la recuperación social y económica” manifestó la vicealcaldesa y portavoz del PSOE en Rivas, Mónica Carazo. Tras dos años de cuentas municipales afectadas por la pandemia, las cuentas municipales vuelven a una “nueva normalidad” en la que se reduce la deuda (que ha pasado de 31,1 millones de euros en 2018 a 7,9 millones a finales de 2021), mientras se mantienen políticas clave de apoyo a los más vulnerables como la partida de 590.000 euros destinada a la prestación de ayudas asistenciales o el refuerzo del programa de Ayuda a Domicilio.

La concejala de Hacienda, Aída Castillejo, explicó que el Ayuntamiento superó con éxito el reto que supuso para las corporaciones locales la supresión del impuesto de plusvalías por el Tribunal Constitucional, en su sentencia de finales de 2021, y la posterior transformación aprobada por el Gobierno de España. La portavoz del Grupo Municipal IU-Equo-Más Madrid también puso en valor el alto grado de ejecución del gasto corriente, que alcanzó en 2020 un 95,81% del total. Por el contrario, fueron las inversiones reales las que tuvieron un menor grado de ejecución en 2020.

También se consigna medio millón de euros (gracias al incremento de la partida, fruto de una enmienda presentada por el PP) para acometer los realojos de la Cañada Real, tras el acuerdo entre el Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid y la Comunidad de Madrid. Otras actuaciones que recoge el presupuesto son la rehabilitación de la Casa de la Música (con una partida de 50.000 euros) o el diseño de un espacio juvenil de encuentro propuesto en el presupuesto participativo del Foro de Participación Juvenil (con una inversión de 30.000 euros).

Entre las partidas, destaca la apuesta por la transformación ecológica a través de la instalación y mejora de paneles fotovoltaicos en los edificios municipales, la dotación para la constitución de comunidades energéticas o los procesos de informatización del riego y el alumbrado. Durante el pleno, Mónica Carazo, también explicó que “continuamos avanzando en la mejora de las instalaciones deportivas”, con una partida de 150.000 euros para el mantenimiento y conservación de las pistas de barrio y otra de 300.000 euros para  acometer actuaciones en las piscinas municipales, en las pistas de atletismo, los campos de futbol o las pistas semicubiertas. Además, se incrementan las subvenciones a las escuelas deportivas y se recuperan las destinadas a deportistas de élite de Rivas.

El convulso año 2021, marcado por la pandemia, y la sustitución (por motivos de enfermedad) de José Manuel Castro por Aída Castillejo como concejala de Hacienda se cobró una víctima: la participación ciudadana. Pese a que el presupuesto se presentó en la Comisión de Seguimiento, resulta una anomalía que este órgano de seguimiento ordinario no se convocara en todo el año 2021 (como reconoció Alberto Saco, concejal de Participación, haciendo autocrítica). Además, varios asistentes hicieron notar que la concejala de Hacienda mostró el presupuesto en una presentación de Powerpoint que no fue entregada, lo que imposibilitó a los vecinos participantes valorar con su propio criterio las cuentas municipales.

En cambio, cabe destacar el talante conciliador con la oposición, ya que el Gobierno asumió o transaccionó varias enmiendas de PP y Ciudadanos, aunque finalmente el Presupuesto solo salió aprobado con los votos a favor de las fuerzas que sostienen al gobierno (IU-Equo-Más Madrid, PSOE y Podemos). Entre las enmiendas rechazadas, destaca la enmienda del PP que pretendía reducir la cuantía de los convenios con las AMPAS. Por último, la portavoz de Vox, María de los Ángeles Guardiola, recibió duras críticas tanto de la izquierda como del PP por presentar una enmienda a la totalidad en lugar de realizar el laborioso trabajo de enmiendas que implica presentar una alternativa a los presupuestos.

Víctor Reloba