Alberto Garzón otorga los premios escolares Consumópolis sobre consumo circular y responsable

 

Los colegios La Huecha (Zaragoza), Santo Ángel (Avilés) y Rey Pastor (Logroño), ganadores de la 17 edición nacional

 

El ministro de Consumo recuerda a los alumnos que “todos y cada uno de nosotros tiene capacidad para mejorar el planeta” y valora su “excepcional” trabajo

 

El Equipo Ambelericos, de 5º y 6º de Primaria del Colegio Rural Agrupado (CRA) La Huecha, de Magallón, en Zaragoza; el Equipo Green Energy, de 1º y 2º de ESO del colegio salesiano Santo Ángel, de Avilés (Asturias); y el Equipo Los Curie, de 3º y 4º de ESO y FP básica Rey Pastor de Logroño, fueron reconocidos este lunes como ganadores de la 17 edición nacional de los Premios Consumópolis, organizados por el Ministerio de Consumo bajo el lema ‘Dale a me gusta al consumo circular y responsable’ y a los que concurrieron un total de 11.800 estudiantes.

El acto de entrega de los galardones estuvo presidido por el titular de Consumo, Alberto Garzón, quien, durante su intervención, recordó que el objetivo de este programa es “aprender sobre los riesgos y peligros de hábitos de vida irresponsables que no tienen en cuenta los límites del planeta y contribuir, a través de sus proyectos, a enseñar que otro modelo de consumo es posible”.

Dirigiéndose a los alumnos ganadores, aseveró que “todos y cada uno de nosotros tiene capacidad para mejorar nuestro entorno más próximo, pero también para ir mejorando todos los impactos en el planeta” derivados del consumo.

“Tenemos que lanzar entre todos un mensaje de esperanza. Se trata, en última instancia, de proteger algo que hemos heredado y que tenemos que conservar también para las generaciones que vienen detrás”, añadió.

En este punto, defendió que a través de las actividades de consumo “también podemos lograrlo”, dado que la economía circular trata de “conseguir que nuestras acciones sean compatibles con preservar la vida en el planeta”. “Y ese mensaje lo habéis lanzado muy bien”, elogió, dirigiéndose a los alumnos ganadores, a quienes reconoció su “trabajo excepcional”, que, a su entender, ha dado “este resultado tan excelente y que merece un reconocimiento muy, muy importante”.

Tras agradecerles que se hayan querido “sumar a este proyecto”, Garzón dijo esperar que los centros escolares se “animen” a “llevar este mensaje” al resto de la sociedad y a participar en futuras ediciones de este concurso, al que se refirió como “una herramienta muy interesante y muy importante para poder potenciar los valores y los principios que son necesarios en unas sociedades democráticas”, consciente de que “tenemos que vivir dentro -de los límites- del planeta”.

“Un planeta que, como nos han ido explicando los tres grupos, está amenazado y tenemos que preservar. No por accidente, no por casualidad, sino porque somos seres humanos, seres vivos dentro de ecosistemas y necesitamos seguir manteniendo un mundo habitable”, apostilló, convencido de que este tipo de herramientas son “útiles” para que los estudiantes “se conciencien, analicen e investiguen con un nivel altísimo”, pero también para “despertar las inquietudes en todas las generaciones”.

En este punto, defendió que la “diversidad” en los trabajos presentados “ejemplifica muy bien el alcance que tienen este tipo de herramientas”, convencido de que este verano “ha puesto de manifiesto un pasito más” en el “despertar de la conciencia general” con respecto a lo que juzgó como “uno de los impactos más graves que tiene el modelo de producción y consumo en nuestro planeta”, en referencia al cambio climático.

A este respecto, Garzón alertó de “una tendencia que amenaza la vida” y urgió a “preservarla con nuestras acciones” así como a “hacer cambios” en el actual modelo de producción y consumo para “adecuarnos a esos límites naturales que son como reglas matemáticas”. “Reglas físicas, de hecho, que nos obligan a pensar nuestro lugar en el planeta y a actuar para corregir esos impactos que tienen que ver con el cambio climático, la pérdida de biodiversidad, la sequía o los incendios”, abundó, para lamentar que son “muchos efectos” que “alteran nuestros ecosistemas y nuestra vida”.

Con todo, aseveró que es “posible salir de ahí, cambiar esa trayectoria y vivir en entornos más naturales y donde podamos preservar esa vida en el sentido amplio”.

El objetivo general de Consumópolis es “sensibilizar” a los jóvenes acerca de la importancia que tienen sus decisiones como consumidores y realizar los actos de consumo de forma crítica, solidaria, responsable y sostenible y en esta edición han participado alumnos de Andalucía, Aragón, Principado de Asturias, Baleares, Canarias, Castilla-La Mancha, Extremadura, Galicia, La Rioja, Región de Murcia, País Vasco, Castilla y León, Comunidad Foral de Navarra, Comunidad Valenciana y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.