Todos los municipios de más de 50.000 habitantes deberán aprobar ZBE, o modificar las ya existentes, en función de la normativa reciente.

El lunes empezaron a funcionar los semáforos que controlarán que no se pueda parar en las Zonas de Especial Sensibilidad de los entornos escolares.

 

Rivas continúa dando pasos hacia el establecimiento de la Zona de Bajas Emisiones (ZBE), que pese a la desinformación de algunos medios, aún no está operativa. Según la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, estas ZBE son obligatorias en nuestro municipio, al ser una ciudad de más de 50.000 habitantes.

Una ZBE consiste en la aplicación de “restricciones de acceso, circulación y estacionamiento de vehículos para mejorar la calidad del aire y mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero, conforme a la clasificación de los vehículos por su nivel de emisiones”. Es decir, poder circular en un tramo concreto o no en función de “la pegatina” del coche (Zero, Eco, B, C o ausencia de distintivo).

Más cámaras para la futura (y única) ZBE

 

Actualmente, aunque en Rivas aún no está operativa ninguna ZBE, el Ayuntamiento de Rivas ya licitó la instalación de cámaras para la implantación de una ZBE por valor de 300.000 euros. El contrato relativo a la ZBE requiere la instalación e integración en el sistema ya existente de 9 cámaras de seguridad.

Así, se sumarían a los 12 puntos de control ya existentes que controlan los accesos de la ciudad. En una segunda fase se realizaría la señalización, sistemas de control de accesos y aparcamiento, los sistemas de comunicaciones y sistemas de gestión.

Como puede verse en el pliego del contrato, se plantea una única ZBE en la ciudad que incluye la totalidad de su zona urbana excluyendo el polígono industrial.

Rivas cumple 3 de los 4 requisitos de las ZBE, solo falta la Ordenanza municipal

 

Rivas cumple actualmente 3 de los 4 requisitos fundamentales que deben de tener las ZBE, a falta de la Ordenanza que restrinja el acceso, circulación y estacionamiento de vehículos a la zona única que el ayuntamiento ha informado que quiere implantar. Además, dispone de 18 meses para adaptarse a la reciente normativa, de modo que se publiquen los indicadores que exige el Ministerio para poder analizar el escenario, justificar las decisiones y evaluarlas posteriormente.  

 

Colegios con especial protección

 

Aunque las limitaciones de tráfico establecidas en los colegios son coloquialmente llamadas “Zonas de Bajas Emisiones”, no lo son tal y como recoge la ley dado que, como se ha indicado, una ZBE requiere que se limite el acceso en función del tipo de vehículo. 

Lo que está activo actualmente en los alrededores de los colegios en Rivas son “Zonas de especial sensibilidad”. El reciente Real Decreto recoge que estas zonas, establecidas prioritariamente “en las proximidades de equipamientos escolares, sanitarios, hospitalarios y de residencias de ancianos”, incluirá requisitos y medidas de reducción de emisiones más exigentes que los que se establezcan en la zona principal. Se garantizará, para estos sectores de la población, el acceso a estas zonas y el uso seguro y saludable de las mismas. Finalmente, sobre estas zonas de especial protección, la norma dice que debe procurarse que estén integradas en el proyecto de ZBE, incluso en los casos en los que no haya coincidencia geográfica.

Actualmente, hay tres tipos de zonas de especial protección en los colegios de educación primaria, según se publica en la web municipal:

Centros donde la circulación está prohibida (excepto transporte público, emergencias y residentes) los días lectivos en horario de entrada y salida del centro: CEIP José Hierro, CEIP José Iturzaeta, CEIP Jarama, CEIP La Escuela, CEIP Hans Christian Andersen, Colegio Santa Mónica, Colegio Luyfe y CEIP Dulce Chacón.

Colegios con circulación prohibida completa (excepto transporte público, emergencias y residentes) de alguna vía: CEIP Las Cigüeñas, CEIP Victoria Kent, CEIP Mario Benedetti y CEE María Isabel Zulueta.

Centros sin restricciones específicas aunque con recordatorio de la prohibición de aparcar en doble fila:  CEIP El Parque, CEIP El Olivar (donde además próximamente va a peatonalizarse la vía de servicio), CEIP Rafael Alberti, CEIPSO La Luna, CEM Hipatia, CEIP José Saramago y CEIP Los Almendros.

La circulación restringida en función del horario ha comenzado a estar regulada por semáforos. De este modo, permanecerá en rojo fijo el tiempo completo, una hora, en el que se corta el tráfico. Como cualquier otro semáforo se considerará infracción el saltárselo en rojo. Sin embargo, se ha efectuado una “lista blanca” con los vehículos que sí pueden acceder, como los residentes.El Ayuntamiento ha informado que pondrá en marcha un mecanismo telemático para “recoger casos puntuales o posibles nuevas incorporaciones” a la lista blanca.

La ley da un plazo de 18 meses para terminar las ZBE

 

Por último, cabe decir que el pasado 27 de diciembre de 2022 se aprobó por parte del gobierno central el Real Decreto que regula las Zonas de Bajas Emisiones.

Este otorga a los ayuntamientos que ya hubieran puesto en marcha los preparativos de sus propias ZBE, como el de Rivas, un plazo de 18 meses para adaptarse a la nueva normativa.

El Ayuntamiento de Rivas venía siguiendo la Guía sobre cómo debían de definirse las ZBE, presentada por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico junto a la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), por lo que no debería encontrar trabas, una vez que apruebe la Ordenanza municipal que falta. 

 

Fondos Next Generation: el impulso europeo a la transición ecológica

 

En mayo de 2022 se concedieron las ayudas a los municipios dentro del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, financiado con los Fondos Next Generation. A Rivas se le han adjudicado casi 4 millones de euros, que cubren al 90% de los costes. El Ayuntamiento debe de abonar el 10% restante y el IVA.

La principal partida beneficiada de este impulso económico europeo han sido los polémicos carriles bici. Además, casi 3 millones de euros se están destinando a la accesibilidad de las paradas de autobús, la ampliación de Bicinrivas , el acondicionamiento de los pasos de peatones, la adecuación de los accesos de los colegios, cámaras para las restricciones de circulación en los colegios o aparcamientos de bicicletas en la ciudad. Para implantar la zona de bajas emisiones, la partida europea alcanza casi los 300.000 euros.