• Dueños y mascotas podrán bañarse en la piscina municipal el último día que estará abierta al público
  • Todo lo recaudado será entregado al centro de protección animal de la ciudad

Rivas retoma el 11 de septiembre su tradicional ‘chapuzón perruno’, que lleva dos años sin celebrarse por la pandemia del coronavirus y que permite a los vecinos con perros bañarse en la piscina municipal de Rivas junto a sus canes, además de participar en otras actividades que girarán en torno a las mascotas.

Se trata de una iniciativa organizada por la asociación local de protección de animales Rivanimal, que tendrá lugar en el segundo domingo de septiembre entre las 11:00 y las 20:00 horas.

La jornada se organiza el último día que la piscina permanecerá abierta, y permite a los animales chapotear en el agua acompañados o no de sus responsables, según decidan.

Además de que perros y dueños puedan bañarse juntos, el evento contará con una serie de actividades lúdicas, como una zona de fotografías, talleres con adiestradores o un estand solidario.

Según explica Rivanimal, el objetivo es fomentar la convivencia y la adopción de las mascotas, al tiempo que se conciencia en la tenencia responsable de animales.

La entrada costará cinco euros por persona y tres euros por perro, y todo lo recaudado será entregado al centro de protección animal de la ciudad de Rivas, que se encarga de los animales acogidos y las colinas felinas de la localidad.