Como cada septiembre nos vemos conviviendo con la inquietud de qué profe le tocará y cómo vivirá nuestra criatura el curso que empieza. ¿Se adaptará?, ¿se llevará bien con los compas?, ¿tendrá o no tendrá muchos exámenes?, ¿le mandarán muchos deberes?… son algunas de las dudas que nos surgen.

Aunque según la edad, estas cuestiones están tamizadas porque a lo largo de los años hemos ido viendo que al margen de la línea del colegio lo que más nos importa es la persona que se encargue de la tutoría. Y esperamos que esa labor la desempeñe una persona que no ponga el programa por encima de las criaturas, sino que sea sensible, acogedora, que entienda y trate bien a cada una entendiendo que son diferentes y los procesos y los ritmos pueden ser distintos.

Esta es la inquietud de cada septiembre. En la medida que hablemos, compartamos, participemos para favorecer la acción, la aportación y el diálogo familia escuela estaremos poniendo nuestro granito de arena par que el curso vaya mejor. Pero desde aquí queremos resaltar la importancia de este curso a nivel colectivo. Porque el examen más importante del año no tendrán que hacerlo los escolares. El examen más importante y decisivo nos corresponderá a los adultos: padres, madres, abuelos, abuelas… al emitir en forma de voto nuestra opinión sobre la calidad y la validez del sistema educativo en la Comunidad de Madrid.

A lo largo de los meses tendremos ocasión de ir hablando de distintos aspectos. Pero, de entrada en el repaso de las tareas veraniegas no parece que el enfoque sea el que más nos gusta. Veamos algunos hechos.

  • Numerosas familias tienen que cambiar de escuela infantil porque la Administración decidió que el ciclo 3-6 dejara de funcionar en las escuelas públicas
  • Algunos barrios y zonas siguen viendo retrasos o construcciones por fases en centros públicos con lo que los estudiantes de esa zona se ven abocados a ir a centros concertados o a trasladarse a otros barrios.
  • Institutos de secundaria se han visto sorprendidos por la reducción de plantilla a pesar de tener más grupos que no les deja más opción que cargar las ratios-.
  • Miles de chicos y chicas no han obtenido plaza en centros públicos de F.P. y se ven obligados a pagar en centros concertados o privados, y si la situación familiar no se lo permite a dejar los estudios.
  • Mientras que familias con necesidades económicas tienen dificultad para conseguir menos de mil euros en forma de beca de comedor, familias con altas capacidades económicas puedes solicitar ayudas de miles de euros para seguir estudiando en centros privados.

Viendo la orientación de estas actuaciones, coincidente con la que llevan en otras consejerías como Sanidad o Transporte, cabe esperar un año poco favorable para los intereses de las familias que aspiramos a unos Servicios Públicos de calidad.

La Administración madrileña se ha decantado por destinar cada vez más recursos a la educación privada o concertada en lugar de potenciar la red de educación pública. Y lo están consiguiendo, en la comunidad ya hay menos alumnos en la red pública que en la concertada/privada y en la capital sólo 2 de cada 5 siguen en la pública.

Empieza el curso, pondremos todo nuestro esfuerzo para aprovechar el tiempo, alcanzar nuestros objetivos y preparar bien la prueba final. Iremos dedicando momentos a la evaluación continua para evitar sorpresas finales. Mis mejores deseos.

Colectivo EQS – Miembros del Movimiento Cooperativo de Escuela Popular (http://www.mcep.es)