Los ciudadanos deben conocer los costes reales de la recogida y tratamiento de los residuos, solo así aceptarán las tasas por los mismos

El pasado 21 de octubre tuvo lugar la tercera y última jornada de mesa redonda del proceso participativo Estrategia de Residuo Cero, inserta en el Plan Estratégico de Economía Circular de Rivas, en las que las personas asistentes estaban invitadas a reflexionar e intercambiar opiniones con personal experto en fiscalidad ambiental, con el objetivo de profundizar en las propuestas planteadas en las jornadas anteriores desde una perspectiva diferente.

Cada ponente planteó su posicionamiento sobre posibilidad de actuar en el desarrollo de un sistema fiscal que incentive la reducción en la generación de residuos y mejore la separación en origen. Puesto que las alternativas planteadas fueron varias, hubo cierto debate, tanto entre ponentes como con las personas asistentes sobre ventajas e inconvenientes que pueda traer cada una de las alternativas planteadas.

Se debatió sobre tres alternativas en la estrategia de recogida de los residuos: una tasa por generación, una fórmula mixta de tasa fija más tasa variable por generación o una tasa común para todos. En Rivas se aplica una tasa fija para todos, aunque esto no sea lo más justo, ya que pagan lo mismo quienes reciclan y quienes no lo hacen, para esto es imprescindible la identificación de cada usuario. Además, que la tasa aplicada, ni siquiera cubre el 50% de los costes.

En casi todas las opiniones se defendía un sistema de incentivos, ya que es la forma más eficaz de animar tanto al reciclado como a la selección de los distintos residuos.

Los tres ponentes coincidían en que, al ritmo que vamos será imposible llegar a las cotas que ha puesto Europa. Uno de los ponentes, Sergio Sastre consideraba que el 19% en recogida selectiva conseguido en Rivas lo consideraba ‘gravemente inmaduro’, sobre todo porque la normativa europea indica que para 2025 debemos estar en el 65% y esto no parece fácil llegar. Por tanto, para las posibles bonificaciones por generación ‘ya llegamos tarde’. Habría que hacer un gran esfuerzo, que no es imposible, pera el que serían necesarias medidas de penalización acompañadas de otras de incentivación. Y sobre todo, de transparencia, los ciudadanos tienen que conocer los costes reales que suponen, no solo la recogida, también el transporte a vertedero, la selección, etc.

De acuerdo a las actuales normativas, las tasas que correspondan a los costes reales de recogida y tratamiento de los residuos, deberían ser implantadas en un plazo máximo de dos años. Y sin duda los encarecimientos por estos servicios serán considerablemente más altos. Por eso es imprescindible que los vecinos, vecinas, comercios, industriales…, sepan lo que cuesta realmente la recogida y los tratamientos, de no ser así se revelarán contra ello.

También es necesario un pacto de lealtad entre los distintos grupos políticos, ya que algunos están instalados en el rechazo a cualquier subida de tasas, impuestos, etc. Y todas estas medidas son aprovechadas para hacer oposición, desleal y despiadada…

Los ponentes que participaron fueron:

  • Igor González Pérez: Director de Residuos, WTS HORIZON. Ingeniero Agrónomo. Licenciado en Ciencias Ambientales. Presidente de Ecotextil
  • Gemma Patón García: Profesora titular de Derecho Financiero y Tributario de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM, España). Investigadora principal del Proyecto Miciu ‘Sostenibilidad ambiental dentro de la estrategia de economía circular: propuestas sobre instrumentos financieros y fiscales’ (‘Proyecto Circulecon’). Miembro del Centro Internacional de Estudios Fiscales; de la Asociación Española de Derecho Financiero y del Instituto Latinoamericano de Derecho Tributario. Consultora para instituciones internacionales como la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental, el Centro Interamericano de Administraciones Tributarias o la Fundación Friedrich Ebert (FES)-Ildis (Ecuador).
  • Sergio Sastre Sanz: Consultor ambiental, especializado en Fiscalidad Ambiental, ENT. Doctor en Ciencia y Tecnología Ambiental (UAB). Licenciado en Ciencias Ambientales (UAM), Máster en Ciencias Ambientales, especialidad Economía Ecológica (ICTA-UAB).

También te puede interesar