A pesar de que el gobierno nacional de coalición esta aprobando leyes muy beneficiosas para el conjunto de la ciudadanía que hubieran sido impensables gobernando la derecha, parece que esto no basta para que la ciudadanía se ilusione.

Hemos pasado una pandemia horrible, y el gobierno nacional no sólo nos ha provisto de las vacunas necesarias para combatirla, también ha protegido con dineros públicos a muchas personas trabajadoras o autónomas que se quedaron sin trabajo o sin actividad.

También se ha aprobado de forma inédita un ingreso mínimo vital para aquellas personas que no tengan otra fuente de ingresos; se ha aumentado el salario mínimo a una cantidad que empieza a ser decente; y se han reformado las leyes laborales que el PP decretó cercenando derechos básicos de las personas trabajadoras. Ya estamos comprobando los resultados de esta reforma laboral: baja el paro y la temporalidad, dos cánceres en el  mundo del trabajo.

Se han aprobado también importantes derechos de las mujeres y de colectivos transgéneros, así como leyes protectoras de la infancia y otras ya históricas, como la eutanasia.

No cabrían en este humilde artículo todas las reformas que ha impulsado el gobierno de coalición para mejorar la vida de la gente.

Pero ¡ay! Queda tanto por hacer, que la gente se olvida de lo que se ha hecho. Además, la galopante inflación mundial está mermando la capacidad adquisitiva de las personas. No hay cosa peor que ésta para que la gente se desmotive y empiece a poner mala cara al gobierno.

Las últimas elecciones celebradas en Madrid, Castilla y León y Andalucía, nos dan un aviso: La izquierda está perdiendo fuelle.

Algo hay que hacer.

La estupenda Ministra de Trabajo Yolanda Díaz, se ha dado cuenta de ello y pretende ilusionar nuevamente a la ciudadanía, sin etiquetas, creando una nueva formación: SUMAR. Y para ello se ha comprometido a recorrerse toda España y hablar con muchísima gente.

Desde este humilde artículo quiero recordar aquellos ilusionantes comienzos de PODEMOS en el 2014 y aquellas virtudes que luego fueron perdiéndose. Quizás, recordándolas, podamos ayudar al éxito de la aventura de SUMAR. Os recuerdo que a los pocos meses de formarse PODEMOS y antes de que la derecha mediática empezara a atacar y mentir, en las encuestas figuraba como la formación política española mejor valorada. Veamos:

Participación:

Uno de los éxitos de PODEMOS fue la participación. Se crearon miles de asambleas de barrio, de pueblo, de comarca, donde los vecinos y vecinas, sin tener que afiliarse a nada,  acudían a discutir temas muy próximos y otros no tanto. He visto asambleas vecinales en las Hurdes, donde apenas había actividad política.  Aquí en Rivas, en asamblea abierta de centenares de personas, estuvimos discutiendo y aprobando propuestas para la campaña electoral de las europeas del 2014. Recuerdo cómo elegíamos a nuestros candidatos y candidatas: con unos portátiles en la puerta de los mercadillos; enseñábamos a la gente la técnica y votaban a quienes les parecerían más idóneos. La participación política de la ciudadanía tiene la virtud de que ésta asume como propio el proyecto y reduce la distancia entre “los políticos” y “la gente de a pie”.

Democracia y soberanía

Por suerte, la digitalización permite que todo el que quiera, pueda participar en asamblea presencial o telemática, de tal forma que todo el mundo y todos los colectivos queden representados democráticamente. La falta de democracia interna de una organización es la primera causa de su disolución. Hay miles de ejemplos de ello. Así mismo, los cargos públicos deben respetar las decisiones de las asambleas. Recordemos cómo Podemos-Rivas se fue al garete cuando sus concejales, desde el gobierno del Ayuntamiento de Rivas, decidieron privatizar un polideportivo municipal a pesar de la negativa de su asamblea.

Principios éticos

PODEMOS, en sus inicios, aludía a que un político no debería cobrar más que un profesor o cirujano. Se limitaron los sueldos, y si estos no podían limitarse, se donaba la parte sobrante a causas sociales. Otra forma más para acercar a “los políticos” a sus representados.

Comunicación

Cualquier organización que pretenda mejorar la vida de la gente debe comunicar sus objetivos y logros al conjunto de la ciudadanía. Uno de los grandes motivos de triunfo de PODEMOS en Rivas fue que fuimos capaces de editar un periódico y llevarlo a cada buzón de los residentes de nuestra ciudad.

La inmensa mayoría de los medios de comunicación son empresas cuyos consejos de administración están llenos de personas de derechas. Si queremos que nuestra voz llegue a la ciudadanía deben de utilizarse todos los medios a nuestro alcance: Televisión Local, actos, Redes, periódico local, asambleas multitudinarias…

Programa político

Para que todo el mundo sepa a dónde conduce el proyecto, debe aprobarse con la máxima participación política posible un programa nacional, autonómico y local para mejorar la vida de la gente. Así nadie tendrá dudas  cuando llegue a la instituciones. Todo estará escrito y nadie podrá salirse del guión.

Les dejo con una parte de los estatutos de la organización SUMAR:

“Sumar tiene como fines principales promover el compromiso democrático y la participación de la ciudadanía en la vida pública; fomentar y fortalecer la participación ciudadana y de la sociedad civil para mejorar la calidad democrática y el desarrollo humano;  contribuir al desarrollo del pensamiento crítico».”

José Manuel Pachón López