Otro Madrid es posible. Un Madrid que proteja a las personas. Un Madrid que cuide de los servicios públicos. Un Madrid amable y solidario con sus 179 municipios. Un Madrid que no privatice ni especule con los derechos de todas y de todos. Un Madrid más justo, igualitario, sostenible y feminista. Ese Madrid es posible. En un mes, los madrileños y las madrileñas, tenemos la oportunidad de recuperar Madrid para la gente.

Los municipios sabemos la importancia del cambio en la Comunidad de Madrid. En Rivas, llevamos décadas sufriendo el maltrato político de los sucesivos gobiernos del Partido Popular. Tenemos el peor Metro, con el único tramo de la red suburbana en manos de una empresa privada; seguimos estando en una emergencia educativa porque aún no contamos con los centros educativos públicos que necesitamos y demandamos junto a la comunidad educativa; la situación de nuestro sistema sanitario es cada vez más precaria con unos centros de salud desbordados y sin asegurar más recursos que refuercen la sanidad pública en la región o que el Sureste sea la zona con menos inversión pública de la región. Nada es casual.

Esta crisis sanitaria debería haber servido para fortalecer los servicios públicos, mermados durante años desde el Gobierno autonómico. Unos servicios que son esenciales para la ciudadanía como el transporte, la educación y la sanidad públicas y más en los tiempos que vivimos. Sin embargo, con lo que nos hemos encontrado es con un proyecto, liderado por la señora Ayuso con el apoyo de la extrema derecha, que lejos de cuidar y proteger a las personas más vulnerables en esta pandemia, ha acentuado las desigualdades; que no ha sido capaz de sacar unos presupuestos, y que lo único que ha hecho es confrontar con el Gobierno central.

Desde Rivas, como referente del municipalismo, vamos a aportar toda nuestra experiencia y esfuerzo en ello. Porque se trata de gobernar desde la cercanía para la gente, no para unos pocos por muy poderosos que sean. Porque comprometerse con la ciudad es plantar cara a los abusos de los bancos o a las grandes eléctricas en defensa del bien común; reducir deuda municipal mientras destinamos inversiones para mejorar la ciudad; garantizar el acceso a la vivienda como un derecho a través de la EMV; incluso asumir competencias que no son propias de los ayuntamientos, como adelantar la financiación para la construcción de las infraestructuras que necesitamos y nos son negadas por el gobierno autonómico o poner a disposición parcelas municipales para que las necesidades y demandas de nuestra ciudad sean una realidad.

Queremos que nuestra ciudad siga abriendo camino, ampliando derechos y mejorando la calidad de vida de sus gentes. Para ello, es imprescindible revertir la correlación de fuerzas en la Asamblea de Madrid con un gobierno progresista que dialogue con los ayuntamientos, que se preocupe por los problemas de los madrileños y de las madrileñas y que lleve la voz de los barrios al Parlamento autonómico. Soñemos con ese Madrid para que el 4 de mayo sea una realidad.

Aída Castillejo, portavoz del Grupo Municipal IU Rivas-Equo-Más Madrid

También te puede interesar