Buscar

OPINIÓN

Ni los Reyes eran magos

Se cumple un año de la hipocresía de Occidente en la guerra de Ucrania

Desde el inicio de la guerra en Ucrania, EEUU ha pretendido en todo momento, que China condene la invasión y que se posicione con el bloque de la OTAN en contra de la Federación Rusa, cosa que es del todo imposible, ya que China y Rusia son aliados. Y aún más imposible, en mi opinión, porque el verdadero conflicto es entre estas dos potencias mundiales China y EEUU; Ucrania es solo el campo de batalla bélico, propiamente dicho, la guerra mundial se está librando en otros campos más estratégicos: las áreas de influencia, la producción de materiales básicos, los chip y memorias de los ordenadores, la inteligencia artificial, el control de las redes, y sobre todo el dominio del mercado energético, agroalimentario, armamentístico, y la divisa de compra-venta, que los americanos pretenden que siga siendo el dólar y los chinos quieren introducir el Yuan.

La guerra no es entre Rusia y Ucrania, la guerra es de todo occidente (en torno a la OTAN), contra Rusia, que evidentemente están apoyados por China, Irán, la India y más. La UE y EEUU se hartan de mandar armamento a Ucrania y de imponer medidas penalizadoras contra los rusos, medidas que no les afectan, ya que toda su producción de petróleo y gas la están vendiendo a otros países, principalmente los asiáticos. Las medidas a quienes verdaderamente están afectando es a los ucranianos primero, y después al resto de los europeos, que unos y otros nos han tomado como rehenes.

Este año que se cumple ahora, es un año de hipocresía. Una guerra que los invasores iban a resolver en semanas y los invadidos expulsarían a los primeros inmediatamente. Pero todos, en este penoso año, han encontrado su sitio: Putin como nuevo ‘Ras-Putin’, figura controvertida, muy carismática y muy influyente en la corte, por ser amigo éste de Alekséi Nikoláyevich, último Zar de la dinastía de los Románov. Rasputín nació en 1869 y se le conoció como curandero, místico, ocultista, manipulador, político, estratega, granjero y monje; Zelenski, como actor profesional que es, ha encontrado el escenario perfecto ‘el mundo entero, con todos los sistemas de comunicación a su servicio’, no me extrañaría verle como protagonista de su propia película; EEUU mantiene el ‘redil’ bien controlado, más de la mitad del planeta al servicio de sus intereses y su economía; la UE en su papel de comparsa plañidera hipócrita como las del entierro de la sardina, lloronas mal pagadas, esperando la destrucción a base de misiles y la quema de Ucrania, que es la sardina, para trocearla y devorarla cada cual su parte, Rusia se queda con Crimea, Donetsk, Lugansk y el Donbás y la OTAN incorpora el resto del país. (Perdón por el símil). Esto es un carnaval que nadie quiere que se acabe, hay muchos intereses estratégicos y económicos en juego y, si la cordura no lo remedia, volveremos a lamentarnos en el segundo aniversario de la guerra.

¿Dónde está la vocación pacifista de los partidos de la izquierda? La mayoría de ellos o han dado la ‘callada por respuesta’ o incluso se han plegado a esos otros países belicistas de la OTAN, que todo lo resuelve con las armas. Y, si hipócrita es lo primero, lo es más la mentira, porque ni siquiera son intereses de los ciudadanos europeos, aunque nos lo repitan una y mil veces, se trata de los intereses económico– estratégicos de los EEUU. Europa solo figura como ‘lacayo fiel y obediente’. A riesgo de una mayor escalada bélica de consecuencias nucleares.

Lo cierto, y parece como que no importase, es que van cerca de doscientos cincuenta mil muertos entre los dos bandos, catorce millones de desplazados entre internos y los que han salido del país, una Ucrania cada vez más destruida y una Europa donde los pobres son cada vez más pobres, debido a la inflación y la enorme carestía de los alimentos y de los combustibles. Así como un detraimiento de partidas los presupuestos generales, que deberían dedicarse a mejorar los servicios públicos y por el contrario se emplean en inversiones armamentísticas. Pero aún la izquierda (excepto Unidas Podemos y algún otro minoritario) sigue sin manifestarse contra la guerra y reclamar la paz para todas.

Viñeta de @irenewckd
¡Difunde la noticia!